domingo, 7 de febrero de 2016

DOCE DE CIDRA

    CABELLO DE ÁNGEL


    A culpa foi de quen me regalou as primeiras cabazas.  É verdade que eu quería facer doce de cidra, pero metinme nun fregado....




    O ano pasado fixen un pouco coas cabazas regaladas e ao meu marido gustoulle moito (sobre todo na torta de mazá), así que decidiu sementar as pebidas.  Nunca tal fixera!  Sementar, sementounas; e tamén naceron.  As plantas debían estar ben na nosa horta xa que botaron cabazas, dúas veces! e agora teño para facer doce os doce meses do ano e non remato.  Se engado que meu pai tamén sementou e tamén ten cabazas... non vos conto máis; toca cociñar!

    En primeiro lugar, son cabazas que non se estragan así como así.  Poden durar tranquilamente un ano; é máis, é mellor que pasen uns meses despois da recollida e antes de facer o doce; así tamén da tempo a afacerse a idea do traballo que nos espera.




    Bromas aparte, o primeiro que hai que facer é lavar as cabazas para partilas despois.  E iso si que é duro.  Se non tedes forza suficiente e o marido non vos axuda sempre queda o recurso de tirala no chan.  Aínda que pareza unha barbaridade, é a mellor forma para rompela.  Podedes ter a precaución de envolvela nunha toalla para non manchar e non perder os anacos.

    Metemos os pedazos nunha pota con auga e poñémola a cocer.  Dende que empeza a ferver, no meu caso, chegou con 30 minutos.  O mellor é pinchala cun garfo:  cando vexamos que está branda sacámola e deixamos que arrefríe e que escorra.




    Pasamos despois a sacarlle as pebidas ( se queredes sementalas hai que sacarllas antes de cocer, por suposto) e a desprender a "carne" da cabaza.  Axudeime dunha culler.  Xa vedes que non é máis que un conxunto de "cabelos".  Deixei a "carne" no escorredor toda a noite e foi perdendo a auga que colleu na cocción.




    Chegou o momento de pesala.  Moitas das receitas que consultei poñían que había que empregar o mesmo peso de azucre que de cabaza.  Eu non quixen facelo tan doce e puxen 600 g de azucre para 1kg de cabaza.  Engadín os gallos de medio limón despois de sacarlle as "telillas" brancas.

  • 1kg de cabaza
  • 600 g de azucre
  • 1/2 limón




    Deixei que repousara unha media hora e despois púxeno no lume.  Primeiro a temperatura suave e despois máis forte e removendo con frecuencia.  Dende que empezou a ferver uns 45 minutos.  Pasado este tempo, retireino e metino en botes que despois conxelei.  Queda preparado para empregar noutras receitas.  Continuarei...



    La culpa fue de quien me regaló las primeras calabazas.  Es verdad que me apetecía hacer cabello de ángel, pero me metí en un fregado...



    El año pasado hice un poco con las calabazas que me regalaron y a mi marido le gustó mucho (sobre todo en la tarta de manzana), así que decidió sembrar las pepitas.  ¡Menuda ocurrencia!  Las sembró y nacieron.  Las plantas se encontraban a gusto en nuestra huerta y dieron calabazas...¡dos veces! y ahora tengo para hacer cabello de ángel los doce meses del año y no acabo.  Si añado que mi padre también las sembró y tiene calabazas en abundancia... no os cuento más;  ¡toca cocinar!

    En primer lugar, son calabazas que no se estropean fácilmente.  Pueden durar tranquilamente un año; además es mejor que pasen unos meses después de recogerlas y antes de hacer el cabello; así también nos da más tiempo para hacernos a la idea del trabajo que nos espera.



    Bromas aparte, lo primero que hay que hacer es lavar las calabazas para trocearlas después.  Y eso sí que es duro.  Si no tenéis fuerza suficiente y vuestro marido no os puede ayudar siempre queda el recurso de tirarla al suelo.  Aunque parezca una barbaridad, es la mejor forma de romperla.  Podéis tener la precaución de envolverla en una toalla para no manchar y no perder los trozos.

    Metemos los trozos en una tartera con agua y la cocemos.  Desde que empieza a hervir, en mi caso, llegó con 30 minutos.  Lo mejor es pincharla con un tenedor:  cuando veamos que está blanda la sacamos y dejamos que enfríe y escurra.




   Pasamos después a sacarle las pepitas (si queréis sembrarlas hay que sacarlas antes de cocer, por supuesto) y a desprender la "carne" de la calabaza.  Lo hice con una cuchara.  Ya veréis que no es más que un conjuntos de "cabellos".  Dejé la "carne" en el escurridor toda la noche y fue perdiendo el agua que absorbió en la cocción.




    Llegó el momento de pesarla.  Muchas de las recetas que consulté ponía que había que emplear el mismo peso de azúcar que de calabaza.  Yo no quise hacerlo tan dulce y puse 600 g de azúcar para 1 kg de calabaza.  Añadí los gajos de medio limón después de sacarle las "telillas" blancas.
  • 1kg de calabaza
  • 600 g de azúcar
  • 1/2 limón


    Dejé que reposara una media hora y después la puse al fuego.  Primero a temperatura suave y después más fuerte y removiendo con frecuencia.  Desde que empezó a hervir unos 45 minutos.  Pasado ese tiempo, lo retiré y lo metí en botes que después congelé.  Queda preparado para emplear en otras recetas.  
    Continuaré...



    

sábado, 2 de enero de 2016

XIRASOL DE ESPINACAS

    GIRASOL DE ESPINACAS


    E sigo intentando que na miña casa se coman máis verduras.  Algúns son carnívoros declarados e outros intentan pasarse ó verde progresivamente.  E no medio a cociñeira que intenta contentar un pouquiño a todos.


    Andaba eu pola rede buscando outras cousas cando me atopei con fotos desta receita.  Axustando as cantidades e os ingredientes quedou como segue:

Para a masa:
  • 300 gr de fariña
  • 1 culleradiña de sal
  • 150 ml de auga
  • 30 ml de aceite de oliva

Para o recheo:
  • 75 gr de queixo relado
  • 200 gr de espinacas
  • 1/2 terrina de queixo ricotta
  • 1 dente de allo
  • 1 cebola
  • Sal
  • Pementa
  • Noz moscada


    Coa fariña, auga, sal e aceite facemos a masa e reservamos.  Tamén podemos mercar masa de follado ou de empanada, pero eu prefiro facela na casa.

    Picamos o allo moi miúdo e a cebola.  Pochámolos nun pouco de aceite.  Engadimos as espinacas, deixamos que se cociñen un pouco e especiamos ó gusto (sal, pementa, noz moscada).  Retiramos e deixamos arrefriar.  Engadimos o queixo relado e o ricotta.


    Mentres podemos ir preparando a masa para darlle forma ao noso xirasol.  A masa dividímola en dúas partes e formamos dous círculos.  No primeiro poñemos o preparado de espinacas:  unhas poucas no centro e o resto nunha coroa separada do centro.  Tapamos co segundo círculo e selamos a masa ó redor coa axuda dun garfo.  Poñemos unha cunca no centro e cortamos o círculo en 16 partes chegando co corte ata a cunca.  Xiramos os pétalos cortados quedando coas espinacas cara arriba.  Dámoslle un pouco de forma e metemos no forno (sen a cunca) a 200º entre 30 e 40 minutos.  Cando colla cor sacámolo e zampámolo.




    Y sigo intentando que en mi casa se coman más verduras.  Algunos son carnívoros declarados y otros intentan pasarse al verde progresivamente.  Y en el medio la cocinera que intenta contentar un poquito a todos.


    Estaba en la red buscando otras cosas cuando me encontré con fotos de esta receta.  Ajustando las cantidades y los ingredientes quedó como sigue:

Para la masa:
  • 300 gr de harina
  • 1 cucharadita de sal
  • 150 ml de agua
  • 30 ml de aceite de oliva

Para el relleno:
  • 75 gr de queso rallado
  • 200 gr de espinacas
  • 1/2 tarrina de queso ricotta
  • 1 diente de ajo
  • 1 cebolla
  • Sal
  • Pimienta
  • Nuez moscada

    Con la harina, agua, sal y aceite hacemos la masa y reservamos.  También podemos comprar masa de hojaldre o de empanada, pero yo prefiero hacerla en casa.

   Picamos el ajo muy fino y la cebolla.  Los pochamos en un poco de aceite.  Añadimos las espinacas, dejamos que se cocinen un poco y especiamos al gusto (sal, pimienta, nuez moscada).  Retiramos y dejamos enfriar.  Añadimos el queso rallado y el ricotta.


   Mientras podemos ir preparando la masa para darle forma a nuestro girasol.  La masa la dividimos en dos partes y formamos dos círculos.  En el primero ponemos el preparado de espinacas:  unas pocas en el centro y el resto en una corona separada del centro.  Tapamos con el segundo círculo y sellamos la masa alrededor con la ayuda de un tenedor.  Ponemos una taza en el centro y cortamos el círculo en 16 partes llegando con el corte hasta la taza.  Giramos los pétalos cortados quedando con las espinacas hacia arriba.  Le damos un poco de forma y lo metemos en el horno (sin la taza) a 200º entre 30 y 40 minutos.  Cuando coja color lo sacamos y lo zampamos.

viernes, 25 de diciembre de 2015

TURRÓN BRANCO DE LACASITOS

    TURRÓN BLANCO DE LACASITOS
  
    O Nadal non é Nadal, entre outras cousas, se non comemos un pedaciño de turrón.  Polo menos en España é unha tradición moi antiga.

    Se o imos mercar atopamos moita variedade e cada vez é máis doado que algún se adapte ás nosas necesidades, pero se o fai mamá...  mellor!!!

  • 200 gr de chocolate branco
  • 100 gr de lacasitos
  • 30 gr de manteiga de porco (de cacao ou normal)


    O procedemento é moi sinxelo.  Derretemos a manteiga a baño maría e despois engadimos o chocolate.  Remexemos e, cando xa está derretido, retiramos do lume.  Deixamos que arrefríe un pouquiño e engadimos os lacasitos.   Botamos a mestura nun molde, táper ou mesmo no brick recortado do leite e deixamos que arrefríe primeiro a temperatura ambiente e despois na neveira e xa o teremos listo para comer.  Iso si, antes de cortado é mellor deixalo un tempo fóra da neveira ou corremos o risco de romper o coitelo.






    La Navidad no es Navidad, entre otras cosas, si no comemos un pedacito de turrón.  Por lo menos en España es una tradición muy antigua.

    Si lo vamos a comprar nos encontramos con mucha variedad y cada vez es más fácil que alguno se adapte a nuestras necesidades, pero si lo hace mamá... mejor!!!

  • 200 gr de chocolate blanco
  • 100 gr de lacasitos
  • 30 gr de manteca de cerdo (de cacao o normal)


    El procedimiento es muy sencillo.  Derretimos la manteca a baño maría y después añadimos el chocolate.  Revolvemos y, cuando ya está derretido, retiramos del fuego.  Dejamos que enfríe un poco y añadimos los lacasitos.  Echamos la mezcla en un molde, táper o en un brick recortados de leche y dejamos que  enfríe primero a temperatura ambiente y después en la nevera y ya lo tendremos listo para comer.  Eso sí, antes de cortarlo es mejor dejarlo un tiempo fuera de la nevera o corremos el riesgo de romper el cuchillo.
    

Fuente:  "Un toque de CaNela"

sábado, 19 de diciembre de 2015

UN AGASALLO DE NADAL

    UN REGALO DE NAVIDAD


    É tempo de Nadal e para moitos é tempo de agasallos, de romperse a cabeza pensando que imos mercar e canto imos gastar.

    Pero non fai falta chegar a eses extremos:  un pequeno detalle feito con agarimo pode ser o mellor dos agasallos.  Máis aínda se o facemos coas nosas propias mans e o empaquetamos con cariño:  unha boa presentación anima e ás veces é bo poñer máis dun sentido en xogo.

    A todo isto, teño unha manía:  bote que pillo, bote que gardo.  Bueno, neste caso non foi manía, foi unha boa oportunidade para reutilizar.


    Gústanme moito estes botes de vidro.  Son de café e teñen unha tapa tamén de vidro que encaixa perfectamente a presión.  Teño moitos coas herbas aromáticas que recollemos na horta:  ourego, tomiño, nébeda, fiúncho, loureiro,... pero desta volta cheos de galletas (bote e tapa), un lazo e unha galleta máis no exterior forma o detalle especial para persoas especiais.





    A receita das galletas é a seguinte:

  • 100 gr de azucre moreno
  • 75 gr de mel
  • 200 gr de manteiga
  • 30 ml de leite
  • 400-450 gr de fariña
  • 3 culleradiñas de café ben cheas de especies de Nadal.



    Para a glasa:

  • Azucre en po
  • Unhas gotas de aroma de vainilla
  • Un pouco de auga



    Para adornar:

  • Azucre dourado



    A receita é como a das galletas de xenxibre, pero cambiando algúns ingredientes.

    As especies de Nadal son as que usa miña nai para facer o pan de Nadal.  Son unha mestura de varias.  Xa comentei algunha vez que eu mércoas nunha tenda de comestibles tradicional onde as venden ó peso.  En realidade son as especies que se empregan para facer as morcillas na época de matanza e, segundo a vendedora, tamén hai que llas bota ás filloas de sangue.

    Volvendo á receita, batemos co batedor de montar a tona a manteiga (que xa levará un tempo fóra de neveira) xunto co azucre, mel, leite e especies.  Engadimos a fariña e imos amasando.  Deixamos que arrefríe a masa unha media hora na neveira, estirámola (podemos axudarnos de film ou papel vexetal) e cortamos coas formas que nos gusten.  Metémolas no forno a 180º durante 15 minutos.  Cando as saquemos do forno deixamos que arrefríen nunha rella e podemos decoralas.   Eu fíxenas un día, gardeinas de decoreinas ao día seguinte.





    Para decorar, co accesorio de montar a tona, batín o azucre en po coas gotas de aroma de vainilla (sen pasarnos ou darémoslle demasiado aroma) e un pouco de auga.  A auga é mellor botarlla pouco a pouco e ir comprobando o espesor.  Moi espesa é difícil de manexar e moi líquida escórrese e non queda ben.  Hai que atopar o punto intermedio.

    A medida que decoramos polvoriñamos co azucre dourado.  Deixamos que sequen un par de horas polo menos e gardámolas.

   "Neixentas na cociña" deséxavos:



    Es tiempo de Navidad y para muchos es tiempo de regalos, de romperse la cabeza pensando qué vamos a comprar y cuánto vamos a gastar.

    Pero no hace falta llegar a esos extremos:  un pequeño detalle hecho con cariño puede ser el mejor de los regalos.  Y más aún si lo hacemos con nuestras propias manos y lo empaquetamos con cariño:  una buena presentación anima y, a veces, es bueno poner más de un sentido en juego.

   Además, tengo una manía:  bote que pillo, bote que guardo.  Bueno en este caso no fue una manía, fue una buena oportunidad para reutilizar.



    Me gustan mucho estos botes de vidrio.  Son de café y tienen una tapa también de vidrio que encaja perfectamente a presión.  Tengo muchos con las hierbas aromáticas que recogemos en la huerta:  orégano, tomillo, nébeda, hinojo, laurel,... pero esta vez llenos de galletas (bote y tapa), un lazo y una galleta más en el exterior forma el detalle especial para personas especiales.



   La receta de las galletas es la siguiente:

  • 100 gr de azúcar moreno
  • 75 gr de miel
  • 200 gr de mantequilla
  • 30 ml de leche
  • 400-450 gr de harina
  • 3 cucharaditas de café bien llenas de especies de Navidad.



    Para la glasa:

  • Azúcar en polvo
  • Unas gotas de aroma de vainilla
  • Un poco de agua



    Para adornar:

  • Azúcar dorado



    La receta es como la de las galletas de jengibre, pero cambiando algunos ingredientes. 
    
    Las especies de Navidad son las que usa mi madre para hacer el pan de Navidad.  Son una mezcla de varias.  Ya comenté alguna vez que yo las compro en una tienda de comestibles tradicional donde las venden al peso.  En realidad son las especies que se usan para hacer las morcillas en la época de matanza y, según la vendedora, también hay quien se las echa a las filloas de sangre.

    Volviendo a la receta, batimos con la batidora de montar la nata la mantequilla (que ya llevará un tiempo fuera de la nevera) junto con el azúcar, miel, leche y especies.  Añadimos la harina y vamos amasando.  Dejamos que enfríe la masa una media hora en la nevera, la estiramos (nos podemos ayudar de film o papel vegetal) y la cortamos con las formas que nos gusten.  Las metemos en el horno a 180º durante 15 minutos.  Cuando las saquemos del horno dejamos que enfríen en una rejilla y podemos decorarlas.  Yo las hice un día, las guardé y las decoré al día siguiente.



    Para decorar, con el accesorio de montar la nata, batí el azúcar en polvo con las gotas de aroma de vainilla (sin pasarnos o le daremos demasiado aroma) y un poco de agua.  El agua es mejor echarla poco a poco, gota a gota, e ir comprobando el espesor.  Muy espesa es difícil de manejar y muy líquida se escurre y no queda bien.  Hay que encontrar el punto intermedio.

    A medida que decoramos espolvoreamos con el azúcar dorado.  Dejamos que se sequen un par de horas por lo menos y las guardamos.

   "Neixentas na cociña" os desea:





lunes, 14 de diciembre de 2015

LOMBO DE PORCO AO FORNO CON VERDURAS

    LOMO DE CERDO AL HORNO CON VERDURAS


    Achégase o Nadal e hai que facer prácticas na cociña para ir preparando os menús.  A min resúltame moi cómodo facer xamón asado:  dá pouco traballo e permite facer outras cousas ao mesmo tempo.  Pero non podo estar repetindo sempre o mesmo prato ou os meus invitados acabarán aborrecidos e sen ganas de volver comer na miña casa.



    Unha alternativa pode ser este lombo con verduras que non ten ciencia ningunha.

  • 1 kg de lombo de porco
  • 2 dentes de allo
  • 1 cebola
  • 1/2 pemento vermello
  • 1 cenoria
  • 1 tomate
  • 2 ou 3 culleradas de adobo
  • 1 folla de loureiro
  • Ourego
  • Tomiño
  • Aceite de oliva
  • 1/2 vaso de viño branco


    Un par de horas antes de meter o lombo de porco ao forno adobámolo e polvoriñámolo con ourego e tomiño.

    Antes de enfornar preparamos a base de verduras.  Pelamos os allos e esmagámolos.  Picamos a cebola, a cenoria, o pemento e o tomate.  Esmigallamos a folla de loureiro e poñemos enriba de todas as verduras o lombo xa adobado.  Asperxémolo cun pouco de aceite de oliva e viño branco.


    Asámolo a 180º media hora por cada lado como mínimo.  E despois uns minutos a 200º.

    Sacámolo e fileteámolo.  As verduras podemos pasalas polo batedor xunto cun pouco de caldo e así teremos unha boa salsa para acompañar os filetes.


    Unhas patacas fritidas ou un arroz branco e teremos un prato sinxelo, pero apetitoso.



    Se acerca la Navidad y hay que hacer prácticas en la cocina para ir preparando los menús.  A mi me resulta muy cómodo hacer jamón asado:  da poco trabajo y permite hacer otras cosas al mismo tiempo.  Pero no se puede estar repitiendo siempre el mismo plato o mis invitados acabarán hartos y sin ganas de volver a comer en mi casa.


    Una alternativa puede ser este lomo con verduras que no tiene ciencia ninguna.

  • 1 kg de lomo de cerdo
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1 zanahoria
  • 1 tomate
  • 2 o 3 cucharadas de adobo
  • 1 hoja de laurel
  • Orégano
  • Tomillo
  • Aceite de oliva
  • 1/2 vaso de vino blanco


    Un par de horas antes de meter el lomo de cerdo en el horno lo adobamos y lo espolvoreamos con orégano y tomillo.
    
    Antes de horneas preparamos la base de verduras.  Pelamos los ajos y los aplastamos.  Picamos la cebolla, la zanahoria, el pimiento y el tomate.  Deshacemos la hoja de laurel y ponemos encima de todas las verduras el lomo ya adobado.  Lo rociamos con un poco de aceite de oliva y el vino blanco.


   Lo asamos a 180º media hora por cada lado como mínimo.  Y después unos minutos a 200º.

   Lo sacamos y lo fileteamos.  Las verduras las podemos pasar por la batidora junto con un poco del caldo y así tendremos una buena salsa para acompañar los filetes.


   Unas patatas fritas o un arroz blanco y tendremos un plato sencillo, pero apetitoso.