lunes, 24 de noviembre de 2014

MARMELADA DE GRANADA E MAZÁ

    MERMELADA DE GRANADA Y MANZANA


    Cada vez que conto que teño unha milgrandeira na miña horta a xente queda estrañada.  A verdade é que parece non ter moita relación dita árbore con Galicia, pero a granada é unha froita moi estendida sendo España o maior produtor e exportador.

    Iso si:  con tanta chuvia as miñas granadas acaban rebentando e abrindo.


    Pero imos ao noso:  teño granadas e teño que aproveitalas.  Así que, despois de moito cavilar e buscar, decidín facer esta marmelada baseándome nunha receita que atopei nas redes:

  • 650 gr de grans de granada
  • 400 gr de mazá (pesada xa en anacos)
  • Zume dun limón
  • 300 ml de viño tinto
  • 650 gr de azucre
  • Un chisco de canela


    O máis difícil foi separar os grans da granada.  Na rede hai moitas páxinas que explican como facelo, como abrir a granada á metade e golpeala pola parte exterior tendo a precaución de poñer un prato debaixo para recoller os grans.  O certo é que este traballo require paciencia e coidado recollendo os grans libres da pel do interior da granada que é amarga e podería estragar o sabor da nosa marmelada.

    É agora cando pesamos a granada e reservámola.  Picamos a mazá, sen pelar, pesámola e engadímoslla á granada.  Botamos o azucre, o viño, o zume de limón e o chisco de canela.  Se nos gusta a canela podemos botarlle un pouco máis, pero para o meu gusto é suficiente, entendendo como chisco a cantidade que podemos coller entre o polgar e o índice.

     Poñémola mestura ao lume e ao ferver baixamos un pouco a intensidade.  Cociñamos uns 40 minutos máis removendo de cando en vez.  Despois batémola e pasámola por un "chino".  As pebidas da granada quedan intactas e separadas.  Podemos poñela outra vez ó lume para que espese un pouco máis e despois envasámola.

    Unha das veces que fixen esta marmelada andaba un pouco apurada e metín a granada coa mazá e o azucre na neveira.  O día seguinte engadín o resto dos ingredientes (un pouco menos de viño) e o resultado foi algo semellante ao doce de marmelo.  Ao arrefriar quedou moi espesa.  É outra opción moi válida.



Fonte:  Juego de sabores

    Cada vez que cuento que tengo un granado en mi huerta la gente se extraña.  Es verdad que no parece tener mucha relación ese árbol con Galicia, pero la granada es una fruta muy extendida siendo España e mayor productor y exportador.

    Eso sí:  con tanta lluvia mis granadas acaban reventando y abriendo.



    Pero vamos a lo nuestro:  tengo granadas y tengo que aprovecharlas.  Así que, después de mucho cavilar y buscar, decidí hacer esta mermelada basándome en una receta que encontré en la red:

  • 650 gr de granos de granada
  • 400 gr de manzana (pesada ya en trozos)
  • Zumo de un limón
  • 300 ml de vino tinto
  • 650 gr de azúcar
  • Una pizca de canela



    Lo más difícil fue separar los granos de la granada.  En la red hay muchas páginas que explican cómo hacerlo, cómo abrir la granada a la mitad y golpearla por la parte exterior teniendo la precaución de poner un plato debajo para recoger los granos.  Lo cierto es que este trabajo requiere paciencia y cuidado recogiendo los granos libres de la piel del interior de la granada que es amarga y podría estropear el sabor de nuestra mermelada.
   
    Es ahora cuando pesamos la granada y la reservamos.  Picamos la manzana, sin pelar, la pesamos y se la añadimos a la granada.  Echamos el azúcar, el vino, el zumo de limón y una pizca de canela.  Si nos gusta la canela podemos echarle un poco más, pero para mi gusto es suficiente, entendiendo como pizca la cantidad que podemos coger entre el pulgar y el índice.

   Ponemos la mezcla al fuego y cuando hierva bajamos un poco la intensidad.  Cocinamos unos 40 minutos más removiendo de vez en cuando.  Después la batimos y la pasamos por un "chino".  Las pepitas de granada quedan intactas y separadas.  Podemos ponerla otra vez al fuego para que espese un poco más y después la envasamos.

     Una de la veces que hice esta mermelada estaba un poco apurada y metí la granada con la manzana y el azúcar en la nevera.  Al día siguiente añadí el resto de los ingredientes (un poco menos de vino) y el resultado fue algo semejante al dulce de membrillo.  Al enfriar quedó muy espesa.  Es otra opción muy válida.
    

Fuente:  Juego de sabores

miércoles, 12 de noviembre de 2014

GALLETAS DE XENXIBRE

    GALLETAS DE JENGIBRE

    Aviso para navegantes:  estas galletas non serven para todos os gustos.  Realmente padais coma o meu, tan sensible ó sal e ao picante, non as soportan.  E, por que as fago?  Porque na variedade está o gusto e hai a quen lle parecen deliciosas.  Por se sodes da mesma opinión aquí queda a receita.


  • 100 gr de azucre moreno
  • 75 gr de mel
  • 200 gr de manteiga
  • 30 ml de leite
  • 400 gr de fariña e unha pouca máis
  • 1 culleradiña de noz moscada
  • 1 culleradiña de xenxibre
  • 1 culleradiña de pementa negra
  • 2 culleradiñas de canela


    A manteiga ten que estar branda, así que non esquezades sacala do frigorífico con tempo.  Batémola xunto co azucre e as distintas especias.

    Engadimos o mel e o leite e seguimos batendo.

    Pouco a pouco incorporamos a fariña e xa imos amasando.  Igual precisamos un pouco máis de fariña ata que a masa non se pegue ao amasala.  Estirámola e facemos as galletas coas distintas formas.

    Metemos no forno a 180º uns 15 minutos e deixámolas arrefriar nunha rella.

    Polvoriñamos despois con azucre en po.

    Estas galletas duraron máis que calquera outras.  Xa sabedes:  son para padais especiais.  Tamén poderiamos dicir que os padais especiais non poden comelas.



    Aviso para navegantes:  estas galletas no sirven para todos los gustos.  Realmente paladares como el mío, tan sensible a la sal y al picante, no las soportan.  Y, ¿ por qué las hago?  Porque en la variedad está el gusto y hay a quien le parecen deliciosas.  Por si sois de la misma opinión aquí queda la receta.


  • 100 gr de azúcar moreno
  • 75 gr de miel
  • 200 gr de mantequilla
  • 30 ml de leche
  • 400 gr de harina y una poca más.
  • 1 cucharadita de nuez moscada
  • 1 cucharadita de jengibre
  • 1 cucharadita de pimienta negra
  • 2 cucharaditas de canela


    La mantequilla tiene que estar blanda, así que no olvidéis sacarla del frigorífico con tiempo.  La batimos junto con el azúcar y las distintas especies.
    
    Añadimos la miel y la leche y seguimos batiendo.

    Poco a poco incorporamos la harina y ya vamos amasando.  Igual necesitamos un poco más de harina hasta que la masa no se pegue al amasarla.  La estiramos y hacemos las galletas con las distintas formas.

    Las horneamos a 180º unos 15 minutos y las dejamos enfriar en una rejilla.
    
    Las espolvoreamos después con azúcar en polvo.

    Estas galletas duraron más que cualquier otras.   Ya sabéis:  son para paladares especiales.  También podríamos decir que los paladares especiales no pueden comerlas.

   

domingo, 2 de noviembre de 2014

TORTITAS AMERICANAS (sen ovo)

    TORTITAS AMERICANAS (sin huevo)


    De cando en vez tamén apetece ter un almorzo especial, erguerse tarde da cama e almorzar con calma gozando do sábado e da familia.  E para acompañar a cunca de leite, o zume ou os dous á vez aquí vos deixo unhas "tortitas" desas que aparecen a miúdo nas series americanas;  seguro que os voso fillos deseguida as relacionan.


    Esta vez atopei a receita, tal e como a poño, nun blog dunha nai cun fillo alérxico ao ovo tamén.  Ás veces pode ser un consolo atoparse con alguén que comparte os mesmos problemas  aos que tamén lle busca solución ou remedio.

  • 300 gr de fariña
  • 150 gr de azucre
  • 1 sobre doble de gasificante ou 2 culleradiñas de fermento químico
  • 450 ml de leite
  • 30 gr de manteiga derretida
  • Un chisco de sal
  • 1 culleradiña de esencia de vainilla
    
    Nun recipiente amplo e fondo botade os ingredientes secos:  fariña, azucre, fermento e sal.  Engadir o leite e remover.  Eu usei o batedor porque me quedaban moitos grumos.

    Incorporamos a manteiga derretida e a esencia de vainilla e volvemos bater.

    Deixamos que a masa repouse un pouco.

    Poñemos a tixola a quecer cun pouco de manteiga.  Botamos cun cullerón un pouco de masa e esperamos que forme burbullas.  Entón será o momento de darlle a volta para que se faga polo outro lado.


    Coas cantidades desta receita saen bastantes "tortitas".  Podedes probar a facer a metade da receita.

    É mellor tomalas quentes e acompañadas con marmelada, caramelo, nata, sirope,...

    Na nosa casa triunfaron con sirope de chocolate, pero tamén houbo alguén que se atreveu a tomalas con xeado de limón caseiro e o contraste resultou un acerto.  Bo almorzo.



    De vez en cuando también apetece tener un desayuno especial, levantarse tarde de la cama y desayunar con calma disfrutando del sábado y de la familia.  Y para acompañar la taza de leche, el zumo o los dos a la vez aquí dejo unas tortitas de esas que aparecen a menudo en las series americanas; seguro que vuestros hijos las relacionan enseguida.



    Esta vez encontré la receta tal y como la pongo, en un blog de una madre con un hijo alérgico al huevo también.  A veces puede ser un consuelo encontrarse con alguien que comparte los mismos problemas a los que también le busca solución o remedio.

  • 300 gr de harina
  • 150 gr de azúcar
  • 1 sobre doble de gasificante o 2 cucharaditas de levadura química
  • 450 ml de leche
  • 30 gr de mantequilla derretida
  • Una pizca de sal
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
    
    En un recipiente amplio y hondo echad los ingredientes secos:  harina, azúcar, levadura y sal.  Añadir la leche y remover.  Yo usé la batidora porque me quedaban muchos grumos.
    
    Incorporamos la mantequilla derretida y la esencia de vainilla y volvemos a batir.
   
    Dejamos que la masa repose un poco.

    Ponemos la sarén a calentar con un poco de mantequilla.  Echamos con un cucharón un poco de masa y esperamos a que se formen burbujas.  Entonces será el momento de darle la vuelta para que se haga por el otro lado.


    Con las cantidades de esta receta salen bastantes tortitas.  Podéis probar a  hacer la mitad de la receta.

    Es mejor tomarlas calientes y acompañadas con mermelada, caramelo, nata, sirope,...
   
    En nuestra casa triunfaron con sirope de chocolate, pero también hubo alguien que se atrevió a tomarlas con helado de limón casero y el contraste resultó un acierto.  Buen desayuno.
   

CALDO PARA SOPA

    CALDO PARA SOPA


    Din os expertos que un bo caldo como os das nosas avoas axuda a aliviar os arrefriados  e a diluír as mucosidades.  Din que teñen substancias semellantes ás que se poden atopar nas menciñas que tomamos para os catarros.

    Non sei se o meu caldo terá todas esas propiedades, nin sequera o creo merecente dunha entrada, pero é o que lle gusta á miña filla maior e temos que conservar a receita.

  • Espiñazo de polo (con un pouco de carne)
  • Óso de tenreira (e un pouco de carne tamén)
  • Cenorias
  • Porros
  • Pataca
  • Sal
  • Fideo para sopa

    Por suposto, admite máis ingredientes sobre todo vexetais.  Podemos engadirlle tamén un óso de xamón que lle aportará sabor, tendo coidado nese caso co sal para non pasarnos. 

    Nun litro e medio de auga fría poñemos a cocer os ósos e a carne.  Despois duns 45 minutos coamos o caldo para sacarlle impurezas.  Volvemos a poñelo ao lume e engadimos cenoria, porro e pataca.  Gran parte da cenoria pásoa polo relador e o porro pícoo en anaquiños pequenos.

    Cando xa están cocidas as verduras retiro os ósos e engado o fideo para sopa (ollo os alérxicos).  Podemos pasar algunhas verduras polo batedor e engadirllas ao caldo:  daranlle cor e consistencia.

    E non queda máis que tomala quentiña para botar fóra o arrefriado.


    Dicen los expertos que un buen caldo como el de nuestras abuelas ayuda a aliviar los resfriados y a diluir las mucosidades.  Dicen que tienen sustancias semejantes a las que se pueden encontrar en las medicina que tomamos para los catarros.

    No sé si mi caldo tendrá todas esas propiedades, ni siquiera lo creo merecedor de una entrada, pero es el que le gusta a mi hija mayor y tenemos que conservar la receta.


  • Espinazo de pollo (con un poco de carne)
  • Hueso de ternera (y un poco de carne también)
  • Zanahorias
  • Puerros
  • Patata
  • Sal
  • Fideo para sopa

    Por supuesto, admite más ingredientes sobre todo vegetales.  Podemos añadirle también un hueso de jamón que le aportará sabor, teniendo cuidado en ese caso con la sal para no pasarnos.

    En un litro y medios de agua fría ponemos a cocer los huesos y la carne.  Después de unos 45 minutos colamos el caldo para sacarle impurezas.  Volvemos a ponerlo al fuego y añadimos zanahoria, puerro y patata.  Gran parte de la zanahoria la rallo y el puerro lo pico en trozos pequeños.

    Cuando ya están cocidas las verduras retiro los huesos y añado el fideo para sopa (ojo los alérgicos).  Podemos pasar algunas verduras por la batidora y añadirlas al caldo:  le darán color y consistencia.

    Y no queda más que tomarla calentita para echar fuera el catarro.  

sábado, 25 de octubre de 2014

GALLETAS PARA HALLOWEEN (sen ovo)

    GALLETAS PARA HALLOWEEN (sin huevo)


    Acércase o 31 de outubro:  Samaín e Halloween están á volta da esquina.  Temos que ir preparándonos para esa noite terrorífica.



    Nada mellor para celebralo que estas galletas "esqueléticas" e "momificadas".  Desde que as fixen teño toda a casa ambientada, arrecende tan ben que as visitas á cociña son seguidas.  En previsión de esgotamento de existencias teño as galletas distribuídas en varias caixas a ver se así duran un pouco máis (cousa pouco probable).

    Para esta receita estreamos o molde, típico de Nadal para facer as galletas desa época, pero que ben nos pode servir para estoutras.

Para a masa:

  • 225 gr de manteiga a temperatura ambiente
  • 350 gr de fariña
  • 225 gr de azucre
  • 40 ml de leite
  • 1/2 culleradiña de sal
  • 1 culleradiña de café de esencia de vainilla
  • 50 gr de cacao puro en po (eu cacao Valor)


Para o glaseado:

  • Azucre en po
  • Zume de limón


    Batemos a manteiga co azucre e imos incorporando o leite, o sal e a esencia de vainilla.

    Engadimos despois o cacao e finalmente a fariña, facéndoo pouco a pouco por se tiveramos que rectificar a cantidade.

    Amasamos e separamos en dúas ou tres partes que envolvemos en film transparente e deixamos na neveira como mínimo unha hora.

    Estiramos a masa.  A min foime máis doado facelo empregando o film transparente debaixo.  Así resultoume máis fácil sacar as galletas.


    Enfornamos a 180º uns 15 minutos e deixamos despois que arrefríen nunha rella.  Mentres podemos preparar o glaseado.  O noso fíxeno con azucre en po ao que lle fun engadindo gotas de  zume de limón ata que colleu a consistencia necesaria.

    Para debuxar sobre as galletas empregamos unha xiringa grande que tiñamos na casa.  A encargada dos debuxos foi a miña filla coa súa imaxinación.

    Cando seque o glaseado podemos gardalas nunha caixa metálica para que se conserven mellor.  Ben, mellor mellor están no estómago.  Bo Halloween!!!  Feliz Samaín!!!!




    Se acerca el 31 de octubre:  Samaín y Halloween están a la vuelta de la esquina.  Tenemos que ir preparándonos para esa noche terrorífica.



    Nada mejor para celebrarlo que estas galletas "esqueléticas" y "momificadas".  Desde que las hice tengo toda la casa ambientada, huele tan bien que las visitas a la cocina son continuas.  En previsión de agotamiento de existencias tengo las galletas distribuidas en varias cajas a ver si así duran un poco más (cosa poco probable).

    Para esta receta estrenamos el molde, típico de Navidad para hacer las galletas de esa época, pero que también nos puede servir para estas otras.

Para la masa:

  • 225 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 350 gr de harina
  • 225 gr de azúcar
  • 40 ml de leche
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de café de esencia de vainilla
  • 50 gr de cacao puro en polvo (yo cacao Valor)


Para el glaseado:

  • Azúcar en polvo
  • Zumo de limón


    Batimos la mantequilla con el azúcar y vamos incorporando la leche, la sal y la esencia de vainilla.    

    Añadimos después el cacao y finalmente la harina, haciéndolo poco a poco por si tuviéramos que rectificar la cantidad.

    Amasamos y separamos en dos o tres partes que envolvemos en film transparente y dejamos en la nevera como mínimo una hora.

    Estiramos la masa.  Para mí fue más fácil hacerlo empleando el film transparente debajo.  Despegar las galletas resultó menos complicado.


    Horneamos a 180º durante unos 15 minutos y dejamos después que enfríen en una rejilla.  Mientras podemos preparar el glaseado.  El nuestro lo hice con azúcar en polvo al que le fui añadiendo gotas de zumo de limón hasta que cogió la consistencia necesaria.

    Para dibujar sobre las galletas empleamos una jeringuilla grande que teníamos en casa.  La encargada de los dibujos fue mi hija con su imaginación.

    Cuando seque el glaseado podemos guardarlas en una caja metálica para que se conserven mejor.  Bueno, mejor mejor están en el estómago.  Buen Halloween!!!  Feliz Samaín!!!