jueves, 25 de agosto de 2016

PIZZA DE CABACIÑA

    PIZZA DE CALABACÍN


    Aínda que soe a tópico, este verán non é nada típico.  En Galicia non estamos afeitos a pasar tanta calor.  Tamén é certo que non chove tanto como din:  ese tamén é un tópico.  E contra o que cabía esperar non foi un bo verán para as froitas e as hortalizas; non se recolleron moitas froitas e as hortalizas tardan en madurar.  Seguro que non é por falta de sol!


    Pero si que hai unha boa produción de cabaciñas, que se van acumulando na neveira á espera de que lles toque o seu momento.  Unha delas xa estaba reservada (se tiveran un tamaño normal farían falta dúas ou tres).  Tiña unha receita en espera, desas que atopo por internet e que despois modifico, calabapizza, pero que para min tiña un inconveniente:  o microondas.  Confeso que na miña casa só ten uso para quentar a comida ou o leite do almorzo, o de cociñar con el para min son palabras maiores; nin me atrevo, nin me gusta.  Así que se usades o microondas para cociñar debedes visitar o enlace da receita orixinal; eu farei unha versión un pouco máis "tradicional" se é que hai algo de tradicional neste prato.  O que si aseguro é que o seu sabor ten pouco que envexar á pizza tradicional e, por suposto, é máis lixeira.


  • Cabaciñas ( a cantidade dependerá do seu tamaño)
  • Salsa de tomate
  • Ourego
  • Xamón York
  • Queixo relado



    A preparación é moi sinxela:  podemos pelar ou non a cabaciña e cortala en rodas.  Se o preferimos podemos cortala lonxitudinalmente e así non quedarán ocos por cubrir.  Poñemos as rodas ou as tiras nunha bandexa de forno cuberta con papel vexetal.  Dúas capas son suficientes.  Seguidamente precisaremos un pouco de salsa de tomate, a suficiente para "pintar" un pouco a cabaciña.  Polvoriñamos con ourego ao noso gusto e engadimos xamón York cortado en anacos.  Rematamos cubrindo con queixo relado (eu empreguei mozzarela) e metemos no forno a 200º.  Precisará uns 30 minutos ou ata que o queixo estea fundido.



    Hai que ter en conta que a cabaciña vai soltar auga ao cociñar polo que a pizza será un pouco húmida.  Tamén será preciso comela nun prato ou nos caerá das mans.  Estou segura de que vos gustará e será unha boa elección para a cea ou como primeiro prato.  Bo proveito!




    Aunque suene a tópico, este verano no es nada típico.  En Galicia no estamos acostumbrados a pasar tanto calor.  Lo cierto es que tampoco llueve tanto como dicen:  ese también es un tópico.  Y en contra de lo que cabría esperar no fue un buen verano para las frutas y las hortalizas; no se recogieron muchas frutas y las hortalizas tardan en madurar.  ¡Seguro que no es por falta de sol!


    Pero sí que hay una buena producción de calabacines, que se van acumulando en la nevera a la espera de que les toque su momento.  Una de ellas ya estaba reservada (si tuvieran un tamaño normal harían falta dos o tres).  Tenía una receta en espera, de esas que encuentro por internet y que después modifico, calabapizza, pero que para mi tenía un inconveniente:  el microondas.  Confieso que en mi casa sólo tiene uso para calentar la comida o la leche del desayuno, lo que cocinar con él para mí son palabras mayores; ni me atrevo, ni me gusta.  Así que si usáis el microondas para cocinar debéis visitar el enlace de la receta original; yo haré una versión un poco más "tradiciona" si es que hay algo de tradicional en este plato.  Lo que sí aseguro es que su sabor tiene poco que envidiar a la pizza tradicional y, por supuesto, es más ligera.
   

  • Calabacines ( la cantidad dependerá de su tamaño)
  • Salsa de tomate
  • Orégano
  • Jamón York
  • Queso rallado



    La preparación es muy sencilla:  podemos pelar o no el calabacín y cortarlo en rodajas.  Si lo preferimos podemos cortarlo longitudinalmente y así no quedarán huecos por cubrir.  Ponemos las rodajas o las tiras en una bandeja de horno cubierta con papel vegetal.  Dos capas son suficiente.  Seguidamente necesitaremos un poco de salsa de tomate, la suficiente para "pintar" un poco el calabacín.  Espolvoreamos con orégano a nuestro gusto y añadimos jamón York cortado en trozos.  Para finalizar cubrimos con queso rallado (yo utilicé mozzarela) y metemos en el horno a 200º.  Necesitará unos 30 minutos o hasta que el queso esté fundido.
   


    Hay que tener en cuenta que el calabacín va a soltar agua al cocinar por lo que la pizza será un poco húmeda.  También será necesario comerla en un plato o nos caerá de las manos.  Estoy segura de que os gustará y que será una buena elección para la cena o como primer plato.  ¡Buen provecho!


martes, 9 de agosto de 2016

ARROZ CON CHAMPIÑÓNS

    ARROZ CON CHAMPIÑONES


    A verdade é que empezou sendo un risotto o, cando menos, intentando parecerse a el, pero imos deixalo en arroz con champiñóns despois dunha pequena evolución.  Chamarlle risotto quizais sexan palabras maiores que lles deixaremos aos italianos.

    Empecei cun pouco de receo, esa sensación que teño cada vez que trato de facer cousas novas na cociña;  os meus comensais son moi tradicionais en canto a gustos culinarios e non estaba segura de acertar.  Equivoqueime:  a miña filla máis nova non deixou de insistir en que puxera a receita no blog para conservala.  Será quen de cociñala algún día?

  • 1 litro de caldo (o meu de polo)
  • 300 g de champiñóns 
  • 300 g de arroz (arborio)
  • 1 cebola
  • 2 dentes de allo
  • 1/2 vaso de viño branco
  • Sal
  • Cúrcuma
  • Perexil
  • 25 g de manteiga ou 2 culleradas de queixo relado
  • Aceite de oliva


    Nun par de culleradas de aceite de oliva salteamos o allo e a cebola.  Despois duns minutos engadimos os champiñóns que teremos lavados e cortados en láminas.  Salgamos.  Cando os champiñóns van collendo unha cor máis escura engadimos o arroz e dámoslle voltas para que vaia collendo os sabores e absorbendo os líquidos.

    Cando empecei a facer esta receita atopei blogs e páxinas que aconsellaban usar arroz tipo "bomba" ou "arborio".  Eu probei este último e gustoume moito o resultado.  Para min é moi recomendable.

    Toca agora engadir o viño branco e deixar que o arroz o absorba.  Imos incorporando agora o caldo quente cullerada a cullerada, deixando que se vaia cociñando lentamente.  

    Case ao final da cocción polvoriñamos con cúrcuma.  Retiramos do lume e incorporamos a manteiga cortada en anacos pequenos ou o queixo relado se o preferimos.  Tamén é o momento de botarlle o perexil picado se é do noso agrado.

    Servimos quente.  Bo proveito.



    La verdad es que empezó siendo un risotto o, por lo menos, intentando parecerse a él, pero vamos a dejarlo en arroz con champiñones después de una pequeña evolución.  Llamarle risotto quizás sean palabras mayores que les dejaremos a los italianos.


    Empecé con un poco de recelo, esa sensación que tengo cada vez que trato de hacer cosas nuevas en la cocina; mis comensales son muy tradicionales en cuanto a gustos culinarios y no estaba sabía si acertaría.  Me equivoqué:  mi hija más joven no dejó de insistir en que pusiera la receta en el blog para conservarla.  ¿La cociñará algún día?
   
  • 1 litro de caldo (el mío de pollo)
  • 300 g de champiñones 
  • 300 g de arroz (arborio)
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1/2 vaso de viño blanco
  • Sal
  • Cúrcuma
  • Perejil
  • 25 g de mantequilla ou 2 cucharadas de queso rallado
  • Aceite de oliva


    En un par de cucharadas de aceite de oliva salteamos el ajo y la cebolla.  Después de unos minutos añadimos los champiñones que tendremos lavados y cortados en láminas.  Salamos.  Cuando los champiñones van oscureciendo añadimos el arroz y le damos vueltas para que vaya cogiendo los sabores y absorbiendo los líquidos.
    
    Cuando empecé a hacer esta receta encontré blogs y páginas que aconsejaban usar arroz tipo "bomba" o "arborio".  Probé este último y me gustó el resultado.  Para mí es muy recomendable.
    
    Toca ahora añadir el vino blanco y dejar que el arroz lo absorba.  Vamos incorporando ahora el caldo caliente cucharada a cucharada dejando que se vaya cocinando lentamente.  
    
    Casi al final de la cocción espolvoreamos un poco de cúrcuma.  Retiramos del fuego e incorporamos la mantequilla cortada en trozos pequeños o el queso rallado si lo preferimos.  También es el momento de añadir el perejil picado si es de nuestro agrado.
   
    Servimos caliente.  Buen provecho.


domingo, 24 de abril de 2016

TORTA DE MAZÁ E DOCE DE CIDRA

    TARTA DE MANZANA Y CABELLO DE ÁNGEL


    Cando imos de compras a unha pequena tenda de barrio podemos atopar un cartel que diga:  "Volvo deseguida", "Saín 5 minutos" ou "Estou tomando un café".  Claro que os cinco minutos son relativos e ao mellor convértense en 20 ou 30.

    Eu debería ter colgado o cartel:

"Estou facendo doce de cidra,
espero volver axiña."

    E o "axiña" converteuse en días ou meses porque a cantidade de cabazas que levo cocidas é impresionante, e aínda me queda unha para rematar!  Se abrides o meu conxelador seguro que atopades unha boa cantidade de botes deste doce; claro que agora teño que usalo, facelo só foi o primeiro paso.

    E unha das primeiras receitas foi unha torta:  unha torta sinxela e rápida; case diría que se come tan rápido como se fai.

  • Unha base de masa brisa ou quebrada
  • Un bote de doce de cidra
  • 2 ou 3 mazás
  • 2 culleradas de azucre moreno
  • 25 gr de manteiga
  • Marmelada para vernizar



    Pódese facer a masa na casa, pero mercala resultoume máis cómodo e rápido.  Estirámola e estendemos o doce de cidra sen chegar ao borde (deixamos uns dous centímetros).  Pelamos as mazás e cortámolas en gallos que estenderemos encima do doce de cidra.  Polvoriñamos con azucre moreno e incorporamos a manteiga en anacos pequenos.




    Metémola no forno quente a 200º uns 40 minutos ata que estea dourada (pero non queimada).  Retirámola e vernizámola con marmelada ( de pexego, melocotón, amorodo,...)




    O doce de cidra tamén se pode comprar no supermercado; non temos que quedar sen torta se non temos cabazas ou ganas de facelo.



     E aquí outra forma de presentar a mazá da torta:  colocándoa en forma de flor.



   
    Si vamos de compras a una pequeña tienda de barrio podemos encontrar un cartel que diga:  "Vuelvo enseguida", " Salí 5 minutos" o "Estoy tomando un café".  Claro que los cinco minutos son relativos y a lo mejor se convierten en 20 0 30.

    Yo debería haber colgado el cartel:


"Estoy haciendo cabello de ángel,
no volveré muy tarde."

    Y la espera puede durar días o meses porque la cantidad de calabazas cocidas es impresionante, ¡y me queda todavía una para acabar!  Al abrir mi congelador nos encontramos una buena cantidad de botes de este dulce; y ahora tengo que usarlol, hacerlo fue solamente el primer paso.

     Y una de las primeras recetas fue una tarta:  una tarta sencilla y rápida; casi diría que se come tan rápido como se hace.

  • Una base de masa brisa o quebrada
  • Un bote de cabello de ángel
  • 2 ou 3 manzanas
  • 2 cucharadas de azúcar moreno
  • 25 gr de mantequilla
  • Mermelada para barnizar

    Podemos hacer la masa en casa, pero comprarla fue más cómodo y rápido.  La estiramos y extendemos el cabello de ángel sin llegar al borde (dejamos unos dos centímetros).  Pelamos las manzanas y las cortamos en gajos que extenderemos encima del cabello de ángel.  Espolvoreamos con azúcar moreno e incorporamos la mantequilla en trozos pequeños.



   
    La metemos en el horno caliente a 200º unos 40 minutos hasta que esté dorada (pero no quemada).  La retiramos y barnizamos con mermelada (de pexego, melocotón, fresa, ...)




    El cabello de ángel también se puede comprar en el supermercado;  no tenemos que dejar de hacer la tarta si no tenemos calabazas o ganas de hacerlo.



    Y aquí otra forma de presentar la manzana de la tarta:  colocándola en forma de flor.




   

sábado, 19 de marzo de 2016

ROSCÓN-TRENZA DE CHOCOLATE

    ROSCÓN-TRENZA DE CHOCOLATE




    Chegou a Semana Santa e hai que ir practicando a receita do roscón.  Aquí, en Galicia, é o agasallo típico que fan os padriños aos seus afillados.  Non se sabe moi ben ata cando:  ata que o afillado se case (algúns non deixarían de regalar roscón nunca), ata a maioría de idade, ata os trinta anos... Seguro que ata que os padriños se cansen.

    Eu teño bastante practicado o roscón;  é quizais unha das sobremesas que mellor me sae, pero esta vez intentei facer algo distinto, en parte porque atopei unha receita que me chamou moito a atención.  E de aí saíu este roscón que non leva ovos, nin manteiga, nin nata,... Pero, "algo levará digo eu?"  Si, algo leva, por suposto, pero non estamos acostumados a facelo con aceite, non si?  E tampouco estamos afeitos a que saia de cor marrón...

  • 500 g de fariña (de forza)
  • 15 g de fermento de panadería
  • 1 culleradiña de aroma de vainilla
  • 2 culleradas de cacao puro (eu empreguei da marca Valor)
  • 260 ml de leite
  • 100 g de azucre
  • 1 culleradiña de café de sal
  • 70 ml de aceite de oliva (0,4º)


Para decorar

  • Azucre moreno humedecido
  • Lacasitos

    Xa sabedes que para amasar emprego a panificadora.  Para min é unha gran axuda.  Na cubeta poño o leite, o aceite, o sal, aroma de vainilla, azucre, o cacao, a fariña e o fermento nesa orde.  Se non temos panificadora faremos un volcán coa fariña e poremos o resto dos ingredientes no interior tendo coidado de que o sal e o fermento non se toquen.  Amasamos e deixamos levedar.  A masa debe quedar branda e elástica, pero non se debe pegar ás mans.

    Se usamos a panificadora deixamos que acabe o programa.  De non ser o caso, deberemos deixar que a masa levede unha hora e media ou dúas e debe estar tapada cun pano lonxe do frío e das correntes de aire.  Unha boa idea pode ser metela no forno apagado.

    Pasado este tempo dividín a masa en tres pois fixen unha trenza en vez de formar unha rosca.  Trenzamos as tres partes e colocámola na fonte do forno cuberta de papel vexetal.  Deixamos levedar outra vez ( un par de horas aproximadamente ou máis se vemos que o precisa).  Quentamos o forno a 180º e mentres vernizamos a trenza con leite e poñemos o azucre moreno humedecido e os lacasitos.  Sempre decoro con azucre branco, pero creo que esta vez quedaba mellor o moreno.  Cociñamos durante 30 minutos e aguantamos as ganas de comelo mentres arrefría.

    Este roscón, ao igual que os demais, aguante ben a conxelación enteiro ou en anacos.  Polo tanto, podemos facelo con antelación por se non temos tempo de cociñar noutro momento ou sacalo en anacos para acompañar o almorzo.

    Na miña casa tamén o bautizaron como "roscón da amizade" xa que foi a merenda perfecta para un grupo de boas amigas. 

    Sen máis:  FELICES PASCUAS.





    Llegó la Semana Santa y hay que ir practicando la receta del roscón.  Aquí, en Galicia, es el regalo típico que hacen los padrinos a sus ahijados.  No se sabe muy bien hasta cuando:  hasta que el ahijado se case (algunos no dejarían de regalar roscón nunca), hasta la mayoría de edad, hasta los treinta años... Seguro que hasta que los padrinos se cansen. 

    Yo ya he practicado bastante el roscón:  es, quizás, uno de los postres que mejor me sale, pero esta vez intenté hacer algo distinto, en  parte porque encontré una receta que me llamó mucho la atención.  Y de ahí salió este roscón que no lleva huevos, ni mantequilla, ni nata,... Pero, "¿algo levará digo eu?"  Sí, algo lleva, por supuesto, pero no estamos acostumbrados a hacerlo con aceite, ¿verdad?  Y tampoco es muy común su color marrón...


  • 500 g de harina (de fuerza)
  • 15 g de levadura de panadería
  • 1 cucharadita de aroma de vainilla
  • 2 cucharadas de cacao puro (yo utilicé de la marca Valor)
  • 260 ml de leche
  • 100 g de azúcar
  • 1 cucharadita de café de sal
  • 70 ml de aceite de oliva (0,4º)


Para decorar

  • Azúcar moreno humedecido
  • Lacasitos

    Ya sabéis que para amasar uso la panificadora.  Para mi es una gran ayuda.  En la cubeta pongo la leche, el aceite, la sal, aroma de vainilla, azúcar, cacao, harina y levadura en ese orden.  Si no tenemos panificadora haremos un volcán con la harina y pondremos el resto de los ingredientes en el interior teniendo cuidado de que la sal y la levadura no se toquen.  Amasamos y dejamos leudar.  La masa debe quedar blanda y elástica, pero no se debe pegar a las manos.
    
    Si usamos la panificadora dejamos que acabe el programa.  Si no es el caso, deberemos dejar que la masa leude una hora y media o dos y debe estar tapada con un paño lejos del frío y de las corrientes de aire.  Una buena idea puede ser meterla en el horno apagado.
    
    Pasado este tiempo dividí la masa en tres pues hice una trenza en vez de formar una rosca.  Trenzamos las tres partes y la colocamos en la fuente de horno cubierta de papel vegetal.  Dejamos leudar otra vez (un par de horas aproximadamente o más si vemos que lo necesita).  Calentamos el horno a 180º y mientras barnizamos la trenza con leche y ponemos el azúcar moreno humedecido y los lacasitos.  Siempre decoro con azúcar blanco, pero creo que esta vez quedaba mejor el moreno.  Cocinamos durante 30 minutos y aguantamos las ganas de comerlo mientras enfría.
     
    Este roscón, al igual que los demás, aguanta bien la congelación entero o en trozos.  Por tanto, podemos hacerlo con antelación por si no tenemos tiempo de cocinar en otro momento o sacarlo en trozos para acompañar el desayuno.
    
    En mi casa también lo bautizaron como "roscón de la amistad" ya que fue la merienda perfecta para un grupo de buenas amigas.
   
    Sin más:  FELICES PASCUAS.


sábado, 12 de marzo de 2016

ORELLAS DE ENTROIDO (con ovo)

    OREJAS DE CARNAVAL (con huevo)

    Xa sei:  levo un mes de retraso.  O que sucede é que esta receita é unha petición especial; nin sequera teño foto que poñer!

    A receita é da miña nai.  Está no seu vello caderno de receitas, aquelas que practicou cando fixo o "Servicio Social" e que repite todos os anos cando chega o Entroido.  É a que facía cando na miña casa aínda podiamos cociñar con ovo;  xa sabedes que agora nos arranxamos moi ben sen el.

    Sempre me chamou a atención que levara fermento químico.  Se buscades na rede a maioría das receitas, por non dicir case todas, carecen dese ingrediente.  Sen embargo asegúrovos que as orellas da miña nai teñen moi bo sabor e presenza.  É posible que sen fermento resultaran máis crocantes.  Podedes probar e facelas sen el ou con menos cantidade:  é a vosa elección.

  • 2 ovos
  • Reladura dun limón
  • 2 culleradas de azucre
  • 2 culleradas de manteiga
  • Unha copa de anís
  • Un chisco de sal
  • 2 culleradas de auga
  • 1 sobre de fermento químico
  • 300 g de fariña (aproximadamente)
  • Aceite para fritir
  • Azucre para polvoriñar (ou canela se vos gusta)

    A outra dificultade das receitas da miña nai é a de precisar exactamente a cantidade dos ingredientes.  Co seu:  "un pouco de..." ou "botamos a fariña que admita" podemos tirarnos dos pelos.

    Temos que amasar todos os ingredientes e deixar que a masa repouse un pouco.  A masa debe quedar elástica e non pegarse ás mans.  Estiramos a masa, canto máis fina mellor, e cortamos as porcións que imos fritir.  Podemos volver estirar a masa coas mans antes de botala na tixola.  Ao sacalas poñémolas nun recipiente con papel de cociña para que escorran o aceite.  Para rematar polvoriñamos con azucre ou con canela, se nos apetece.

    E así poderemos facer orellas todo o ano ( incluso no mes de setembro), non só no Entroido.  Prometo que a próxima vez que as faga miña nai saco unha foto.



    Ya sé:  voy con un mes de retraso.  Lo que sucede es que esta receta es una petición especial:  ¡ni siquiera tengo una foto para poner!


    La receta es de mi madre.  Está en su vieja libreta de recetas, aquellas que practicó cuando hizo el "Servicio Social" y que repite todos los años cuando llega el Carnaval.  Es la que hacía cuando en mi casa aún podíamos cocinar con huevo; ya sabéis que ahora nos arreglamos muy bien sin él.

    Siempre me llamó la atención que llevara levadura química.  Si buscáis en la red la mayoría de las recetas, por no decir casi todas, carecen de ese ingrediente.  Sin embargo os aseguro que las orejas de mi madre tienen muy buen sabor y presencia.  Es posible que sin la levadura resultaran más crujientes.  Podéis probar y hacerlas sin él o con menos cantidad:  podéis elegir.

  • 2 huevos
  • Ralladura de un limón
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • Una copa de anís
  • Una pizca de sal
  • 2 cucharadas de agua
  • 1 sobre de levadura química
  • 300 g de harina (aproximadamente)
  • Aceite para freír
  • Azúcar para espolvorear (o canela si os gusta)

    La otra dificultad de las recetas de mi madre es la de precisar exactamente la cantidad de los ingredientes.  Con su:  "un poco de..." o "echamos la harina que admita" podemos tirarnos de los pelos.

    Tenemos que amasar los ingredientes y dejar que la masa repose un poco.  La masa debe quedar elástica y no pegarse a las manos.  Estiramos la masa, cuanto más fina mejor, y cortamos las porciones que vamos a freír.  Podemos volver a estirar la masa con las manos antes de echarla en la sartén.  Al sacarlas las ponemos en un recipiente con papel de cocina para que escurran el aceite.  Para acabar espolvoreamos con azúcar o con canela, si nos apetece.
   
    Y así podemos hacer orejas todo el año (incluso en el mes de setiembre), no sólo en Carnaval.  Prometo que la próxima vez que las haga mi madre saco una foto.