sábado, 19 de julio de 2014

CHOCO GUISADO

  CHOCO GUISADO


    Esta receita é para Ti.  Si, porque é unha das que máis che gusta.  Espero que non estrañes moito os meus guisos, só un pouquiño.




    É un prato deses que admiten ser cociñados en dous tempos.  Explícome:  podo guisalo pola noite e deixar unhas patacas peladas (en auga na neveira).  Ao día seguinte, cando chego de traballar, póñoo a ferver, bótolle as patacas e termino de facelo.


  • 1 kg de choco (aprox.)
  • 3 dentes de allo
  • 1 cebola
  • 1/2 pemento vermello
  • 4 ou 5 culleradas de salsa de tomate
  • 50 ml de viño branco
  • Sal
  • 1/2 culleradiña de pemento doce
  • 1 folla de loureiro
  • Aceite de oliva
  • Patacas

    O primeiro é lavar e limpar o choco.  Poden ser chocos pequenos ou ben un choco grande cortado en anacos, como é o meu caso.

    Cubrimos o fondo dunha tarteira con aceite de oliva.  Cando quente botamos os dentes de allo picados, a cebola picada tamén e polvoriñamos cun pouco de sal.  Non fai falta cortala en anacos moi pequenos, xa que despois pasaremos todo polo batedor.

    Cando pasen uns 10 minutos incorporamos o pemento vermello picado tamén.  Pasados outros 10 minutos engadimos a salsa de tomate.  Deixamos cociñar e botamos o viño branco.  Retiramos do lume e batemos.  Se queda moi espesa a salsa engadimos un pouco de auga.

    Deixamos que ferva a salsa para engadir o choco torado, a folla de loureiro e o pemento doce.  Se fai falta rectificamos o sal.

    Cando se poida cravar o choco cun garfo é o momento de retiralo do lume se o guiso é para o día seguinte.  Se é para o momento, incorporamos as patacas chascadas en anacos pequenos.



    Cando poidamos cravar as patacas co garfo é o momento de retirar o guiso do lume, deixalo repousar uns minutos e servilo.

    Se non temos choco, podemos facer este mesmo guiso con luras.

    



    Esta receta es para Ti.  Sí, porque es una de las que más te gusta.  Espero que no eches mucho de menos mis guisos, sólo un poco.



    Es un plato de esos que admiten ser cocinados en dos tiempos.  Me explico:  lo puedo guisar por la noche y dejar unas patatas peladas (en agua en la nevera).  Al día siguiente, cuando llego de trabajar, lo pongo a hervir, le echo las patatas y termino de cocinarlo.
  • 1 kg de choco (aprox.)
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 1/2 pimiento rojo
  • 4 ou 5 cucharadas de salsa de tomate
  • 50 ml de vino blanco
  • Sal
  • 1/2 cucharadita de pimiento dulce
  • 1 hoja de laurel
  • Aceite de oliva
  • Patatas

    Empezamos lavando y limpiando el choco.  Pueden ser chocos pequeños o bien un choco grande cortado en trozos, como es mi caso.
    
    Cubrimos el fondo de una tartera con aceite de oliva.  Cuando caliente echamos los dientes de ajo picados, la cebolla troceada también y espolvoreamos con un poco de sal.  No hace falta cortarla en trozos muy pequeños, ya que después batiremos todo.
    
    Cuando pasen unos 10 minutos incorporamos el pimiento rojo picado también.  Pasados otros 10 minutos añadimos la salsa de tomate.  Dejamos cocinar y echamos el vino blanco.  Retiramos del fuego y barimos.  Si queda muy espesa la salsa añadimos un  poco de agua.

      Dejamos que hierva la salsa para añadir el choco en trozos, la hoja de laurel y el pimiento dulce.  Si hace falta rectificamos la sal.

    Cuando se pueda clavar el choco con el tenedor es el momento de retirarlo del fuego si el guiso es para el día siguiente.  Si es para ese momento, incorporamos las patatas chascadas en trozos pequeños.
    

    Al estar hechas las patatas es el momento de retirar el guiso del fuego, dejarlo reposar unos minutos y servirlo.
    
    Si no tenemos choco, podemos hacer este mismo guiso con calamares.


    

    

martes, 15 de julio de 2014

POLO Á CERVEXA

    POLLO A LA CERVEZA


    Este tempo de vacacións, cando andamos máis de vagar, é propicio para experimentar cousas novas ou mesmo para cociñar a 4 ou 6 mans.  A experiencia deixa bo sabor de boca e aprendemos todas moitas cousas.

    Así que aí vai o noso experimento.  Non é que o sacáramos así como así como quen fai un truco de maxia e saca o polo asado da manga.  Non, tamén temos as nosas fontes de inspiración que desta volta saen dunha revista de cociña.

  • 1/2 polo (o noso caseiro dun kg aproximadamente)
  • 1 cebola
  • 2 dentes de allo
  • 1 cenoria
  • 3 ou 4 patacas grandes
  • Adobo
  • Azafrán
  • Ourego
  • Tomiño
  • 100 ml de cervexa
  • o zume de 1/2 limón


    Como podedes ver na foto, gústanme as olas de barro para facer os asados.

    No fondo desa ola puxen a cebola cortada en plumas, as patacas en rodas ( de dous cm + ou -) e as cenorias en rodas tamén.  Boteilles un chisco de azafrán.

    Imos agora co polo.  Despois de limpalo e sacarlle un pouco o excedente de graxa, adobeino collendo 3 culleradas de adobo ao que lle engadín ourego e tomiño.  Con esa mestura untei o polo e púxeno enriba das patacas.  Regueino co zume de limón e coa cervexa e ao forno a 190º.

    Cando estea dourado pola parte superior, sacámolo e dámoslle a volta.  Cando se faga polo outro lado retirámolo e levámolo á mesa.




 Fonte: "Cocina Fácil"

    
    Este tiempo de vacaciones, cuando andamos con más calma, es propicio para experimentar cosas nuevas o también para cocinar a 4 o 6 manos.  La experiencia deja buen sabor de boca y aprendemos todas muchas cosas.

    Así que ahí va nuestro experimento.  No nos lo sacamos así como quien hace un truco de magia y saca el pollo asado de la manga.  No, también tenemos nuestras fuentes de inspiración que esta vez salen de una revista de cocina.

  • 1/2 pollo (el nuestro casero de un kg aproximadamente)
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 zanahoria
  • 3 o 4 patatas grandes
  • Adobo
  • Azafrán
  • Orégano
  • Tomillo
  • 100 ml de cerveza
  • El zumo de 1/2 limón

    Como podéis ver en la foto, me gustan las ollas de barro para hacer asados.
   
    En el fondo de esa fuente puse la cebolla cortada en plumas, las patatas en rodajas ( de dos cm +  o -) y las zanahorias en rodajas también.  Les eché una pizca de azafrán.

    Vamos ahora con el pollo.  Después de limpiarlo y sacarle un poco el excedente de grasa, lo adobé cogiendo 3 cucharadas de adobo al que le añadí orégano y tomillo.  Con esa mezcla unté el pollo y lo puse encima de las patatas.  Lo regué con el zumo de limón y con la cerveza y al horno a 190º.

    Cuando esté dorado por la parte superior, lo sacamos y le damos la vuelta.  Cuando se haga por el otro lado lo retiramos y lo llevamos a la mesa.

   

 Fuente:  "Cocina fácil"

domingo, 13 de julio de 2014

CROISSANTS DE NUTELLA

     CROISSANTS DE NUTELLA


    Esta é outra desas receitas tan sinxelas que case non merecen explicación.  Para eses días nos que case non apetece cociñar e queremos acabar rapidiño, aquí están estes croissants que deixarán un bo sabor e ganas de comer máis.


    Cando fixen a empanada de follado comprei máis masa coa intención de probar esta receita.  Así que esta vez non me liei amasando e facendo dobreces;  atallei polo camiño curto.


  • 1 lámina de follado
  • Nutella

    Non hai máis que sacar a masa da neveira e deixar que tempere un pouco a temperatura ambiente.  Desenvolvémola e marcamos uns triángulos co lado do coitelo que non corta.



    Na parte ancha do triángulo poñemos unha culleradiña de nutella e envolvemos empezando pola parte ancha e terminando na máis estreita.



    Poñémolos no mesmo papel vexetal que trae o follado e pintámolos con leite.  Metémolos no forno quente a 200º e sacámolos cando estean dourados.




Fonte:  Mundorecetas     


    Esta es otra de esas recetas tan sencillas que casi no merecen explicación.  Para esos días en los que casi no apetece cocinar y queremos acabar rapidito, aquí están estos croissants que dejarán un buen sabor y ganas de comer más.
     

    Cuando hice la empanada de hojaldre compré más masa con la intención de probar esta receta.  Así que este vez no me lié amasando y haciendo dobleces;  atajé por el camino corto.
   

  • 1 lámina de hojaldre
  • Nutella

    Simplemente, hay que sacar la masa de la nevera y dejar que temple a temperatura ambiente.  La desenvolvemos y marcamos unos triángulos con el lado del cuchillo que no corta.
    

    En la parte ancha del triángulo ponemos una cucharadita de nutella y enrollamos empezando por la parte ancha y terminando en la más estrecha.
    


    Los ponemos en el mismo papel vegetal que trae el hojaldre y los pintamos con leche.  Los metemos en el horno caliente a 200º y los sacamos cuando estén dorados.




Fuente:  Mundorecetas    

sábado, 12 de julio de 2014

EMPANADILLAS DE POLO

    EMPANADILLAS DE POLLO


    Unha veciña faloume das empanadillas de polo e champiñóns e picoume a curiosidade.  O meu maior reto foi atopar a masa apropiada  sobre todo porque na miña casa non nos gustan moito as masas fritas e prefería facelas no forno.  Probei con diferentes masas ata que alguén me suxeriu que probara coa masa da pizza.  A verdade é que teño unha compañeira que fai empanadillas ao forno moi ricas (que tamén intentarei copiar) e sempre usa a masa do pan ou da empanada para facelas.  Así que, despois de varios intentos, a masa que máis me convenceu foi a que fago para a pizza e quédome con ela.


    Para o recheo:
  • Peituga de polo (300 gr aproximadamente)
  • Adobo
  • Champiñóns (unha lata duns 150 gr)
  • 200 ml de nata
  • 3 "quesitos"



    Para a masa:
  • 150 ml de auga
  • 30 ml de aceite de oliva
  • 1 culleradiña de sal
  • 1/2 culleradiña de azucre moreno
  • 300 gr de fariña ( aprox.)
  • 10 gr de fermento fresco de panadería

    En primeiro lugar preparamos a masa:  facemos un volcán coa fariña e engadimos a auga, aceite, sal, azucre e fermento.  Amasamos e deixamos que levede tapándoa cun pano.

    Mentres fileteamos a peituga e adobamos.  Nunha tixola cunha cullerada de aceite de oliva facémola á prancha e reservamos.

    Poñemos nun cazo a nata a quentar e engadimos os "quesitos".  Cando espese engadimos os filetes de peituga cortados en anaquiños (podemos axudarnos dunhas tesoiras) e os champiñóns picados tamén.  Remexemos e deixamos que arrefríe.

    O que nos queda é estirar a masa e cortala en círculos (podemos axudarnos dunha cunca ou dun molde para facer empanadillas) e poñer o recheo.  Pechamos axudándonos dun garfo e poñémolas nunha fonte de forno con papel vexetal. Pintámolas cun pouco de aceite de oliva,  metémolas no forno a 190º-200º e esperamos a que collan cor.

    Con estas cantidades sae unha ducia de empanadillas aproximadamente.





    Me habló una vecina de las empanadillas de pollo y champiñones y me picó la curiosidad.  Mi mayor reto fue encontrar una masa apropiada sobre todo porque en mi casa no nos gustan mucho las masas fritas y prefería hacerlas al horno.  Probé con diferentes masas hasta que alguien me sugirió que probara con la masa de la pizza.  La verdad es que tengo una compañera que hace empanadillas al horno muy ricas (que también intentaré copiar) y siempre usa la masa del pan o de la empanada para hacerlas.  Así que, después de varios intentos, la masa que más me convenció fue la que hago para la pizza e me quedo con ella.
   

    Para el relleno:
  • Pechuga de pollo (300 gr aproximadamente)
  • Adobo
  • Champiñones (una lata de unos 150 gr)
  • 200 ml de nata
  • 3 quesitos


    Para la masa:
  • 150 ml de agua
  • 30 ml de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de azúcar moreno
  • 300 gr de harina ( aprox.)
  • 10 gr de levadura fresca de panadería

    En primer lugar preparamos la masa:  hacemos un volcán con la harina y añadimos el agua, aceite, sal, azúcar y levadura.  Amasamos y dejamos que leve tapándola con un paño.

    Mientras fileteamos la pechuga y adobamos.  En una sartén con una cucharada de aceite de oliva la hacemos a la plancha y reservamos.   

    Ponemos en un cazo la nata a calentar y añadimos los quesitos.  Cuando espese añadimos los filetes de pechuga cortados en trocitos (podemos ayudarnos de unas tijeras) y los champiñones picados también.  Revolvemos y dejamos que enfríe.

    Lo que nos queda es estirar la masa y cortarla en círculos (podemos ayudarnos de una taza o de un molde para hacer empanadillas) y poner el relleno.  Cerramos las empanadillas ayudándonos de un tenedor y las ponemos en una fuente de horno con papel vegetal.  Las pintamos con aceite de oliva, las metemos en el horno a 190º-200º y esperamos a que cojan color.
    
    Con estas cantidades sale una docena de empanadillas aproximadamente.


   

martes, 8 de julio de 2014

EMPANADA DE XAMÓN E QUEIXO

    EMPANADA DE JAMÓN Y QUESO


    Receita máis fácil que esta vai ser difícil de atopar.  Aínda así vouna escribir e publicar:  xa sabedes que o obxectivo do meu blog é deixarlles a "herdanza" ás miñas fillas e hanme agradecer poder recorrer a estas receitas de cando en vez.

    Só precisamos:
  • 2 láminas de follado
  • Xamón york
  • Queixo
  • Un chisco de leite


    Para complicarme aínda menos o follado compreino do fresco que xa ven estirado e ten forma rectangular.  Como xa ven envolto en papel, foi ese mesmo o que empreguei para poñer na fonte do forno.  

    Por tanto:  unha lámina de follado, unha capa de xamón york, unha capa de queixo ( o meu era do fundido en láminas), outra capa de xamón york, outra capa de queixo e tapamos coa segunda lámina de follado.  



    Hai que ter a precaución de non arrimar o xamón york e o queixo ao borde e deixar máis ou menos un centímetro de marxe.  Ese centímetro humedecino con auga antes de poñer a segunda lámina de follado para axudar a que pegaran e cerrei as masas como se fora unha empanada común.  Pintei a superficie con leite e pinchei varias veces cun garfo para que non subira demasiado.


    Ao forno a 200º ata que estea dourada ( 20 ou 30 minutos dependendo do forno).

    Va a ser difícil encontrar una receta más fácil que ésta.  Aún así la voy a escribir y publicar:  ya sabéis que el objetivo de mi blog es dejarles la "herencia" a mis hijas y me agradecerán poder recurrir a estas recetas de vez en cuando.

    Sólo necesitamos:
  • 2 láminas de hojaldre
  • Jamón york
  • Queso
  • Un poco de leche


    Para complicarme menos todavía, el hojaldre lo compré del fresco que ya viene estirado y tiene forma rectangular.  Como ya viene envuelto en papel, fue ese mismo el que usé para poner en la fuente del horno.

    Por tanto:  una lámina de hojaldre, una capa de jamón york, una capa de queso ( el mío era fundido en láminas), otra capa de jamón york, otra capa de queso y tapamos con la segunda lámina de hojaldre.


    Hay que tener la precaución de no arrimar el jamón york y el queso al borde y dejar más o menos un centímetro de margen.  Ese centímetro lo humedecí con agua antes de poner la segunda lámina de hojaldre para ayudar a que se pegaran y cerré las masas con si fuera una empanada común.  Pinté la superficie con leche y la pinché varias veces  con un tenedor para que no subiera demasiado.

    Al horno a 200º  hasta que esté dorada (20 o 30 minutos dependiendo del horno).