sábado, 16 de mayo de 2015

EMPANADILLAS DE ESPINACAS E QUEIXO

    EMPANADILLAS DE ESPINACAS Y QUESO


    Se vos gustan as empanadillas ao mellor tedes o mesmo dilema que teño eu:  prefiro facelas ao forno antes que fritas, pero non acabo de atopar unha masa que me convenza.  Xa probei con masa comprada, coa que fago para a pizza e con algunha outra.  Nesta receita volvín experimentar e o resultado foi bastante bo.  As empanadillas quedaron crocantes e non se saíu o recheo.  O único inconveniente reside na cantidade de aceite que leva a masa, pero compensei ao facelas no forno e sen vernizar.


   Tamén o recheo era máis lixeiro, pois sigo co intento de facer comer máis verduras a todos os da casa.  Intento, intento,...

110 ml de viño branco
110 ml de aceite de oliva
350 gr de fariña, aproximadamente
Un chisco de sal
1 allo porro
150 gr de espinacas (usei conxeladas)
Tacos de queixo

    Preparamos a masa mesturando a auga, o aceite e o sal xunto coa fariña que engadimos pouco a pouco.  Amasamos e deixamos repousar un chisco mentres preparamos o recheo.

    Cociñamos o allo porro ben picado nun pouco de aceite de oliva.  Cando xa está brando engadimos as espinacas, que xa teremos desconxeladas.  Non engadín sal xa que o queixo incorpora unha pouca.  De todas formas vai depender dos nosos gustos.


    Estendemos a masa e vamos cortando círculos.  Eu axudeime dunha cunca.  Poñemos unha cullerada de recheo no centro xunto cun taco pequeno de queixo.  Selamos a masa axudándonos dun garfo e poñemos as empanadillas nunha fonte de forno cuberta de papel vexetal.

    Cociñámolas a 200 º durante uns 15 minutos ou ata que collan un color dourado.  Eu non as vernicei porque xa levaban aceite suficiente na masa.  Se podedes usar ovo seguro que quedarán máis bonitas.
    




    Si os gustan las empanadillas es posible que tengáis el mismo dilema que yo:  prefiero hacerlas al horno antes que fritas, pero no acabo  de encontrar una masa que me convenza.  Ya probé con masa comprada, con la que hago para la pizza y con alguna otra.  En esta receta volví a experimentar y el resultado fue bastante bueno.  El único inconveniente reside en la cantidad de aceite que lleva la masa, pero lo compensé haciéndolas en el horno y sin barnizar.

    También era más ligero el relleno, pues sigo con el intento de hacer comer más verduras a todos los de mi casa.  Intento, intento,...
  
110 ml de vino blanco
110 ml de aceite de oliva
350 gr de harina, aproximadamente
Una pizca de sal
1 puerro
150 gr de espinacas (usé congeladas)
Tacos de queso

    Preparamos la masa mezclando el agua, el aceite y la sal junto con la harina que añadimos poco a poco.  Amasamos y dejamos reposar un poco mientras preparamos el relleno.
   
    Cocinamos el puerro bien picado en un poco de aceite de oliva.  Cuando ya está blando añadimos las espinacas, que ya tendremos descongeladas.  No añadí sal ya que el queso incorpora una poca.  De todas formas va a depender de nuestros gustos.
    

    Extendemos la masa y vamos cortando círculos.  Yo utilicé una taza.  Ponemos una cucharada de relleno en el centro junto con un taco pequeño de queso.  Sellamos la masa ayudándonos de un tenedor y ponemos las empanadillas en una fuente de horno cubierta de papel vegetal.
    

    Las cocinamos a 200 º durante unos 15 minutos o hasta que se doren.  Yo no las barnicé porque ya llevaban aceite suficiente en la masa.    Si podéis usar huevo seguro que quedarán más bonitas.

    

    

sábado, 11 de abril de 2015

FILLOAS RECHEAS DE XAMÓN YORK E CHAMPIÑÓNS

    FILLOAS RELLENAS DE JAMÓN YORK Y CHAMPIÑONES

    Os que xa temos unha certa idade (esa que queda no medio de "moita" e "pouca") sabemos que a vida nunca é igual.  As veces atopamos pequenas pedras nas que tropezamos, outras un regato que saltamos e outras un inmenso océano, pero sempre hai unha pequena illa ou un pequeno remanso que nos permite descansar, botar a mirada atrás, coller folgos e volver empezar coa loita.

    E todo isto porque, cando xa estaba cansada e pensaba que era o momento de parar e aparcar un pouco os "hábitos", aparece esa "illa" que me regala uns "hábitos" novos e penso que teño que continuar.

    Fóra da filosofía, estaredes de acordo con que o meu novo uniforme de cociñeira é moi orixinal e é todo un espectáculo verme cociñar con el.  Dese momento non vou poñer foto ou pasaríamos a ter varios ataques de risa.



    Para agradecer este agasallo imos coa receita.  Tiña un pouco de xamón york na neveira que quería aproveitar antes de que se estragara e decidín facer filloas recheas.  Non é moi orixinal; se buscades na rede hai moitas.  Se acaso o que aporta a miña versión é a ausencia de ovo, como sabedes que é habitual na miña cociña.

Para as filloas:

  • 250 ml de leite
  • 300 ml de auga
  • 3 culleradas de margarina
  • Un chisco de sal
  • Unha culleradiña de fermento químico
  • 250 g de fariña


Para o recheo: (10 filloas pequenas)



  • Xamón york (100 g aproximadamente)
  • 1 lata de champiñóns (185 g)
  • 2 culleradas de fariña
  • 1 cullerada de margarina
  • 600 ml de leite
  • Un chisco de noz moscada
  • Un chisco de pementa



    Para facer as filloas podedes consultar aquí a miña receita.

    Para o recheo teremos que facer primeiro unha bechamel.  Nunha tixola derretemos a margarina, engadimos a fariña e mesturámola ben.  Incorporamos pouco a pouco a fariña sen deixar de remover ata que espese.  Polvoriñamos a noz moscada e a pementa.



    É o momento de incorporar o xamón york e os champiñóns ámbolos dous cortados en anacos.  Deixamos arrefriar un pouco e enchemos as filloas poñendo un par de culleradas de recheo en cada unha.  Se as facemos con antelación podemos quentalas un pouco no forno antes de poñelas na mesa.
    Con estas cantidades enchín unhas 10 filloas máis ben pequenas.

    Só me queda dar as grazas á persoa que me fixo este agasallo tan especial.  Foi un pracer compartir un anaco de "camiño" e moitas experiencias...




    Los que ya tenemos cierta edad (esa que queda en el medio de "mucha" y "poca") sabemos que la vida nunca es igual.  A veces encontramos pequeña piedras en las que tropezamos, otras un regato que saltamos y otras un inmenso océano, pero siempre hay una pequeña isla o un pequeño remanso que nos permite descansar, echar la vista atrás, coger fuerzas y volver a empezar con la lucha.

    Y todo esto porque, cuando ya estaba cansada y pensaba que era el momento de parar y aparcar un poco los "hábitos", aparece esa "isla" que me regala unos "hábitos" nuevos y pienso que tengo que continuar.

    Fuera de la filosofía, estaréis de acuerdo con que mi nuevo uniforme de cocinera es muy original y es todo un espectáculo verme cocinar con el.  De ese momento no voy a poner foto o tendríamos varios ataques de risa.



    Para agradecer este regalo vamos con la receta.  Tenía un poco de jamón york en la nevera que quería aprovechar antes de que se estropeara y decidí hacer filloas rellenas.  No es muy original; si buscáis en la red hay muchas.  Si acaso lo que aporta mi versión es la ausencia de huevo, como sabéis que es habitual en mi cocina.

Para las filloas:

  • 250 ml de leche
  • 300 ml de agua
  • 3 cucharadas de margarina
  • Una pizca de sal
  • Una cucharadita de levadura química
  • 250 g de harina


Para el relleno: (10 filloas pequeñas)



  • Jamón york (100 g aproximadamente)
  • 1 lata de champiñones (185 g)
  • 2 cucharadas de harina
  • 1 cucharada de margarina
  • 600 ml de leche
  • Una pizca de nuez moscada
  • Una pizca de pimienta


    Para hacer las filloas podéis consultar aquí mi receta.



    Para el relleno tendremos que hacer primero una bechamel.  En una sartén derretimos la margarina, añadimos la harina y la mezclamos bien.  Incorporamos poco a poco la harina sin de dejar de remover hasta que espese.  Espolvoreamos la nuez moscada y la pimienta.




    Es el momento de incorpora el jamón york y los champiñones, ambos cortados en trocitos.  Dejamos enfriar un poco y rellenamos las filloas poniendo un par de cucharadas de relleno en cada una.  Si las hacemos con antelación podemos calentarlas un poco en el horno antes de servir.

    Con estas cantidades rellené unas 10 filloas más bien pequeñas.

    
    Sólo me quedar dar las gracias a la persona que me hizo este regalo tan especial.  Fue un placer compartir un trozo de "caminoy muchas experiencias...

   


domingo, 5 de abril de 2015

QUICHÉ (FALSO) DE ESPINACAS E ATÚN

    QUICHÉ (FALSO) DE ESPINACAS Y ATÚN

    Seguro que coma min, e coma gran parte das nais do mundo, queredes que os vosos fillos coman verduras.  E moitas veces, por máis que o intentemos parece que é realmente unha misión imposible.

    Así, aínda que o obxectivo non foi acadado, o prato é saboroso e aos que non somos tan novos gustounos moito.

    Por que "falso quiché"? Pois porque unha das características das quichés é a de levar ovos, cousa da que a miña carece.  Aínda así segue sendo apetecible.

  • 1 lámina de masa quebrada ou brisa
  • 300 gr de espinacas
  • 3 dentes de allo
  • 1 cullerada de fariña
  • Un chisco de sal
  • 200 ml de nata para cociñar
  • 1 lata de 220 g de atún
  • 2 culleradas de aceite de oliva


    Forramos un molde circular coa masa, pinchamos a base cun garfo e metémola no forno a 180º durante 15 minutos.

    Mentres quentamos o aceite e douramos os dentes de allo.  Retirámolos e incorporamos as espinacas.  No meu caso eran conxeladas e tiven que deixar que desconxelaran.  Podemos empregalas frescas tamén.  


    As espinacas cocíñanse enseguida.  Incorporamos a fariña, mesturamos ben e engadimos a nata.  Cando empeza a espesar engadimos o atún escorrido e esmigallado.  Rectificamos o sal e retiramos do lume.

    Poñemos as espinacas co atún sobre a base e metemos no forno uns quince minutos máis.  Bo proveito.


    Seguro que como yo, y como gran parte de las madres del mundo, queréis que vuestros hijos coman verduras.  Y muchas veces, por más que lo intentemos parece que es realmente una misión imposible.

    Así, aunque el objetivo no fue alcanzado, el plato es sabroso y a lo que no somos tan jóvenes nos gustó mucho.
  
    ¿Por qué "falso quiché"?  Pues porque una de las características de las quiché es la de llevar huevos, cosa de la que la mía carece.  Aún así sigue siendo apetecible.

  • 1 lámina de masa quebrada o brisa
  • 300 gr de espinacas
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cucharada de harina
  • Una pizca de sal
  • 200 ml de nata para cocinar
  • 1 lata de 220 gr de atún
  • 2 cucharadas de aceite de oliva


    Forramos un molde circular con la masa, pinchamos la base con un tenedor y la metemos en el horno a 180º durante 15 minutos.
    
    Mientras calentamos el aceite y doramos los dientes de ajo.  Los retiramos e incorporamos las espinacas.  En mi caso eran congeladas y tuve que dejarlas descongelar.  También podemos emplearlas frescas.


    Las espinacas se cocinan enseguida.  Incorporamos la harina, mezclamos bien y añadimos la nata.  Cuando empieza a espesar añadimos el atún escurrido y desmigado.  Rectificamos la sal y retiramos del fuego.

    Ponemos las espinacas con el atún sobre la base y metemos en el horno unos quince minutos más.  Buen provecho.



domingo, 15 de marzo de 2015

FLORES CON DOCE DE CIDRA

    FLORES CON CABELLO DE ÁNGEL

    Como todas as receitas, esta tamén ten a súa historia.
    Todo empezou cando me regalaron 3 cidras ou cabazas coas que se pode facer doce.  Son de cor verde con manchas brancas e de pel bastante dura.


    Así que me puxen a facer o doce que despois conxelei en botes.  Claro que, despois de facelo, tamén hai que empregalo nalgunha receita.  Navegando pola rede atopei estas flores que me chamaron moito a atención.  Polo tanto, mans á obra!

  • Unha lámina de masa de follado
  • Doce de cidra (300 gr aproximadamente)
  • Un pouco de leite
  • Un pouco de marmelada (de pexego ou melocotón)
  • Lacasitos para adornar


    Comprei masa de follado fresca, que xa ven estirada.  Corteina en 12 partes (cadrados de 8 x 8 aproximadamente) e despois uns cortes como se ve na foto.




    Poñemos un pouco de doce de cidra no centro e pregamos as puntas para facer a flor.  No medio cravei un escarvadentes para que non se abrira moito no forno.  Coa man dinlle forma ós pétalos e metín doce de cidra.






    Vernicei con leite e metín no forno a 200º.  Cando estaban douradas saqueinas, quiteilles o escarvadentes e púxenlles os lacasitos.  Dinlles brillo cun pouco de marmelada de pexego.



    E así esperamos que chegue a primavera.


    Fonte:  El toque de Belén


    Como todas las recetas, ésta también tiene su historia.
    Todo empezó cuando me regalaron 3 cidras o calabazas con las que se puede hacer cabello de ángel.  Son de color verde con manchas blancas y de piel bastante dura.


    Así que me puse a hacer el dulce que después congelé en botes.  Claro que, después de hacerlo, también hay que emplearlo en alguna receta.  Navegando por la red encontré estas flores que me llamaron mucho la atención.  Por tanto, ¡manos a la obra!


  • Una lámina de masa de hojaldre
  • Cabello de ángel (300 gr aproximadamente)
  • Un poco de leche
  • Un poco de mermelada (de pexego o melocotón)
  • Lacasitos para adornar


    Compré la masa de hojaldre fresca, que ya viene estirada.  La corté en 12 partes (cuadrados de 8 x 8 aproximadamente) y después unos cortes como se ve en la foto.
    


    Ponemos un poco de cabello de ángel en el centro y plegamos las puntas para hacer una flor.  En el medio clavé un palillo para que no se abriera en el horno.  Con la mano le di forma a los pétalos y metí cabello de ángel en ellos.






    Barnicé con leche y las metí en el horno a 200º.  Cuando estaban doradas las saqué, les quité el palillo y les puse los lacasitos.  Les di brillo con un poco de mermelada de pexego.


    Y así esperamos que llegue la primavera.


    Fuente:  El toque de Belén

   





SOPA RECHEA

    SOPA RELLENA


    Teño entendido que é típico de Cataluña e Baleares poñer esta sopa como primeiro prato na cea de Noiteboa.

    Nós non temos por costume tomar pastas recheas, pero cando din con esta receita pareceume moi interesante e decidín probala.

    A verdade é que non é necesario estar de festa para facela; podemos facer que unha comida normal pareza especial.



  • 1,5 l de caldo (caseiro ou comprado)
  • Galets (10 ou 12 por persoa)
  • 250 gr de carne picada (no meu caso tenreira)
  • 1 cullerada de adobo
  • Miga de pan
  • Leite

    Sempre temos a opción de mercar o caldo xa feito, pero no meu caso prefiro facelo na casa.  Claro que podemos ser previsores e telo feito do día anterior e gardado na neveira para ser máis áxiles.

    Os alérxicos ó ovo, ollo coa pasta!!!  Pode ser un pouco complicado atopar os galets sen trazas de ovo, pero podemos recorrer a outro tipo de pasta "lumaconi" aínda que son un pouco maiores, quizais grandes de máis.

    Imos coa preparación:  empapamos a miga de pan en leite e engadimos o adobo e a carne.  Trátase de facer un recheo como o que empregamos para facer albóndegas.  Se o preferimos podemos mesturar carne de tenreira con porco ou polo segundo os gustos.




    Coa axuda dunha culler, dunha manga pasteleira ou das mesmas mans enchemos o galets así, sen cocer.  Non teñades medo o recheo non vai escapar.


    Poñemos o caldo ó lume e cando ferva engadimos a pasta rechea.  Deixamos cocer o tempo indicado segundo a pasta empregada e servimos.






    Por lo que he leído es típico de Cataluña y Baleares poner esta sopa como primer plato en la cena de Nochebuena.


    Nosotros no acostumbramos a tomar pasta rellenas, pero cuando encontré esta receta me pareció muy interesante y decidí probarla.

    
    La verdad es que no es necesario estar de fiesta para hacerla;  podemos convertir una comida normal en especial.
    


  • 1,5 l de caldo (casero o comprado)
  • Galets (10 o 12 por persona)
  • 250 gr de carne picada (en mi caso ternera)
  • 1 cucharada de adobo
  • Miga de pan
  • Leche

    Siempre tenemos la opción de comprar el caldo ya hecho, pero en mi caso prefiero hacerlo en casa.  Claro que podemos ser previsores y tenerlo hecho del día anterior y guardado en la nevera para ser más ágiles.
    
    Los alérgicos al huevo, ¡ojo con la pasta!  Puede ser un poco complicado encontrar los galets sin trazas de huevo, pero podemos recurrir a otro tipo de pasta "lumaconi" aunque son un poco mayores, quizás demasiado grandes.
    
    Vamos con la preparación:  empapamos la miga de pan en leche y añadimos el adobo y la carne.  Se trata de hacer un relleno como el que empleamos para hacer albóndigas.  Si lo preferimos podemos mezclar carne de ternera con cerdo o pollo según los gustos.
    

    Con la ayuda de una cuchara, de una manga pastelera o de las mismas manos rellenamos los galets así, sin cocer.  No tengáis miedo el relleno no va a escapar.

    
    Ponemos el caldo al fuego y cuando hierva añadimos la pasta rellena.  Dejamos cocer el tiempo indicado según la pasta empleada y servimos.