domingo, 24 de abril de 2016

TORTA DE MAZÁ E DOCE DE CIDRA

    TARTA DE MANZANA Y CABELLO DE ÁNGEL


    Cando imos de compras a unha pequena tenda de barrio podemos atopar un cartel que diga:  "Volvo deseguida", "Saín 5 minutos" ou "Estou tomando un café".  Claro que os cinco minutos son relativos e ao mellor convértense en 20 ou 30.

    Eu debería ter colgado o cartel:

"Estou facendo doce de cidra,
espero volver axiña."

    E o "axiña" converteuse en días ou meses porque a cantidade de cabazas que levo cocidas é impresionante, e aínda me queda unha para rematar!  Se abrides o meu conxelador seguro que atopades unha boa cantidade de botes deste doce; claro que agora teño que usalo, facelo só foi o primeiro paso.

    E unha das primeiras receitas foi unha torta:  unha torta sinxela e rápida; case diría que se come tan rápido como se fai.

  • Unha base de masa brisa ou quebrada
  • Un bote de doce de cidra
  • 2 ou 3 mazás
  • 2 culleradas de azucre moreno
  • 25 gr de manteiga
  • Marmelada para vernizar



    Pódese facer a masa na casa, pero mercala resultoume máis cómodo e rápido.  Estirámola e estendemos o doce de cidra sen chegar ao borde (deixamos uns dous centímetros).  Pelamos as mazás e cortámolas en gallos que estenderemos encima do doce de cidra.  Polvoriñamos con azucre moreno e incorporamos a manteiga en anacos pequenos.




    Metémola no forno quente a 200º uns 40 minutos ata que estea dourada (pero non queimada).  Retirámola e vernizámola con marmelada ( de pexego, melocotón, amorodo,...)




    O doce de cidra tamén se pode comprar no supermercado; non temos que quedar sen torta se non temos cabazas ou ganas de facelo.



     E aquí outra forma de presentar a mazá da torta:  colocándoa en forma de flor.



   
    Si vamos de compras a una pequeña tienda de barrio podemos encontrar un cartel que diga:  "Vuelvo enseguida", " Salí 5 minutos" o "Estoy tomando un café".  Claro que los cinco minutos son relativos y a lo mejor se convierten en 20 0 30.

    Yo debería haber colgado el cartel:


"Estoy haciendo cabello de ángel,
no volveré muy tarde."

    Y la espera puede durar días o meses porque la cantidad de calabazas cocidas es impresionante, ¡y me queda todavía una para acabar!  Al abrir mi congelador nos encontramos una buena cantidad de botes de este dulce; y ahora tengo que usarlol, hacerlo fue solamente el primer paso.

     Y una de las primeras recetas fue una tarta:  una tarta sencilla y rápida; casi diría que se come tan rápido como se hace.

  • Una base de masa brisa o quebrada
  • Un bote de cabello de ángel
  • 2 ou 3 manzanas
  • 2 cucharadas de azúcar moreno
  • 25 gr de mantequilla
  • Mermelada para barnizar

    Podemos hacer la masa en casa, pero comprarla fue más cómodo y rápido.  La estiramos y extendemos el cabello de ángel sin llegar al borde (dejamos unos dos centímetros).  Pelamos las manzanas y las cortamos en gajos que extenderemos encima del cabello de ángel.  Espolvoreamos con azúcar moreno e incorporamos la mantequilla en trozos pequeños.



   
    La metemos en el horno caliente a 200º unos 40 minutos hasta que esté dorada (pero no quemada).  La retiramos y barnizamos con mermelada (de pexego, melocotón, fresa, ...)




    El cabello de ángel también se puede comprar en el supermercado;  no tenemos que dejar de hacer la tarta si no tenemos calabazas o ganas de hacerlo.



    Y aquí otra forma de presentar la manzana de la tarta:  colocándola en forma de flor.




   

sábado, 19 de marzo de 2016

ROSCÓN-TRENZA DE CHOCOLATE

    ROSCÓN-TRENZA DE CHOCOLATE




    Chegou a Semana Santa e hai que ir practicando a receita do roscón.  Aquí, en Galicia, é o agasallo típico que fan os padriños aos seus afillados.  Non se sabe moi ben ata cando:  ata que o afillado se case (algúns non deixarían de regalar roscón nunca), ata a maioría de idade, ata os trinta anos... Seguro que ata que os padriños se cansen.

    Eu teño bastante practicado o roscón;  é quizais unha das sobremesas que mellor me sae, pero esta vez intentei facer algo distinto, en parte porque atopei unha receita que me chamou moito a atención.  E de aí saíu este roscón que non leva ovos, nin manteiga, nin nata,... Pero, "algo levará digo eu?"  Si, algo leva, por suposto, pero non estamos acostumados a facelo con aceite, non si?  E tampouco estamos afeitos a que saia de cor marrón...

  • 500 g de fariña (de forza)
  • 15 g de fermento de panadería
  • 1 culleradiña de aroma de vainilla
  • 2 culleradas de cacao puro (eu empreguei da marca Valor)
  • 260 ml de leite
  • 100 g de azucre
  • 1 culleradiña de café de sal
  • 70 ml de aceite de oliva (0,4º)


Para decorar

  • Azucre moreno humedecido
  • Lacasitos

    Xa sabedes que para amasar emprego a panificadora.  Para min é unha gran axuda.  Na cubeta poño o leite, o aceite, o sal, aroma de vainilla, azucre, o cacao, a fariña e o fermento nesa orde.  Se non temos panificadora faremos un volcán coa fariña e poremos o resto dos ingredientes no interior tendo coidado de que o sal e o fermento non se toquen.  Amasamos e deixamos levedar.  A masa debe quedar branda e elástica, pero non se debe pegar ás mans.

    Se usamos a panificadora deixamos que acabe o programa.  De non ser o caso, deberemos deixar que a masa levede unha hora e media ou dúas e debe estar tapada cun pano lonxe do frío e das correntes de aire.  Unha boa idea pode ser metela no forno apagado.

    Pasado este tempo dividín a masa en tres pois fixen unha trenza en vez de formar unha rosca.  Trenzamos as tres partes e colocámola na fonte do forno cuberta de papel vexetal.  Deixamos levedar outra vez ( un par de horas aproximadamente ou máis se vemos que o precisa).  Quentamos o forno a 180º e mentres vernizamos a trenza con leite e poñemos o azucre moreno humedecido e os lacasitos.  Sempre decoro con azucre branco, pero creo que esta vez quedaba mellor o moreno.  Cociñamos durante 30 minutos e aguantamos as ganas de comelo mentres arrefría.

    Este roscón, ao igual que os demais, aguante ben a conxelación enteiro ou en anacos.  Polo tanto, podemos facelo con antelación por se non temos tempo de cociñar noutro momento ou sacalo en anacos para acompañar o almorzo.

    Na miña casa tamén o bautizaron como "roscón da amizade" xa que foi a merenda perfecta para un grupo de boas amigas. 

    Sen máis:  FELICES PASCUAS.





    Llegó la Semana Santa y hay que ir practicando la receta del roscón.  Aquí, en Galicia, es el regalo típico que hacen los padrinos a sus ahijados.  No se sabe muy bien hasta cuando:  hasta que el ahijado se case (algunos no dejarían de regalar roscón nunca), hasta la mayoría de edad, hasta los treinta años... Seguro que hasta que los padrinos se cansen. 

    Yo ya he practicado bastante el roscón:  es, quizás, uno de los postres que mejor me sale, pero esta vez intenté hacer algo distinto, en  parte porque encontré una receta que me llamó mucho la atención.  Y de ahí salió este roscón que no lleva huevos, ni mantequilla, ni nata,... Pero, "¿algo levará digo eu?"  Sí, algo lleva, por supuesto, pero no estamos acostumbrados a hacerlo con aceite, ¿verdad?  Y tampoco es muy común su color marrón...


  • 500 g de harina (de fuerza)
  • 15 g de levadura de panadería
  • 1 cucharadita de aroma de vainilla
  • 2 cucharadas de cacao puro (yo utilicé de la marca Valor)
  • 260 ml de leche
  • 100 g de azúcar
  • 1 cucharadita de café de sal
  • 70 ml de aceite de oliva (0,4º)


Para decorar

  • Azúcar moreno humedecido
  • Lacasitos

    Ya sabéis que para amasar uso la panificadora.  Para mi es una gran ayuda.  En la cubeta pongo la leche, el aceite, la sal, aroma de vainilla, azúcar, cacao, harina y levadura en ese orden.  Si no tenemos panificadora haremos un volcán con la harina y pondremos el resto de los ingredientes en el interior teniendo cuidado de que la sal y la levadura no se toquen.  Amasamos y dejamos leudar.  La masa debe quedar blanda y elástica, pero no se debe pegar a las manos.
    
    Si usamos la panificadora dejamos que acabe el programa.  Si no es el caso, deberemos dejar que la masa leude una hora y media o dos y debe estar tapada con un paño lejos del frío y de las corrientes de aire.  Una buena idea puede ser meterla en el horno apagado.
    
    Pasado este tiempo dividí la masa en tres pues hice una trenza en vez de formar una rosca.  Trenzamos las tres partes y la colocamos en la fuente de horno cubierta de papel vegetal.  Dejamos leudar otra vez (un par de horas aproximadamente o más si vemos que lo necesita).  Calentamos el horno a 180º y mientras barnizamos la trenza con leche y ponemos el azúcar moreno humedecido y los lacasitos.  Siempre decoro con azúcar blanco, pero creo que esta vez quedaba mejor el moreno.  Cocinamos durante 30 minutos y aguantamos las ganas de comerlo mientras enfría.
     
    Este roscón, al igual que los demás, aguanta bien la congelación entero o en trozos.  Por tanto, podemos hacerlo con antelación por si no tenemos tiempo de cocinar en otro momento o sacarlo en trozos para acompañar el desayuno.
    
    En mi casa también lo bautizaron como "roscón de la amistad" ya que fue la merienda perfecta para un grupo de buenas amigas.
   
    Sin más:  FELICES PASCUAS.


sábado, 12 de marzo de 2016

ORELLAS DE ENTROIDO (con ovo)

    OREJAS DE CARNAVAL (con huevo)

    Xa sei:  levo un mes de retraso.  O que sucede é que esta receita é unha petición especial; nin sequera teño foto que poñer!

    A receita é da miña nai.  Está no seu vello caderno de receitas, aquelas que practicou cando fixo o "Servicio Social" e que repite todos os anos cando chega o Entroido.  É a que facía cando na miña casa aínda podiamos cociñar con ovo;  xa sabedes que agora nos arranxamos moi ben sen el.

    Sempre me chamou a atención que levara fermento químico.  Se buscades na rede a maioría das receitas, por non dicir case todas, carecen dese ingrediente.  Sen embargo asegúrovos que as orellas da miña nai teñen moi bo sabor e presenza.  É posible que sen fermento resultaran máis crocantes.  Podedes probar e facelas sen el ou con menos cantidade:  é a vosa elección.

  • 2 ovos
  • Reladura dun limón
  • 2 culleradas de azucre
  • 2 culleradas de manteiga
  • Unha copa de anís
  • Un chisco de sal
  • 2 culleradas de auga
  • 1 sobre de fermento químico
  • 300 g de fariña (aproximadamente)
  • Aceite para fritir
  • Azucre para polvoriñar (ou canela se vos gusta)

    A outra dificultade das receitas da miña nai é a de precisar exactamente a cantidade dos ingredientes.  Co seu:  "un pouco de..." ou "botamos a fariña que admita" podemos tirarnos dos pelos.

    Temos que amasar todos os ingredientes e deixar que a masa repouse un pouco.  A masa debe quedar elástica e non pegarse ás mans.  Estiramos a masa, canto máis fina mellor, e cortamos as porcións que imos fritir.  Podemos volver estirar a masa coas mans antes de botala na tixola.  Ao sacalas poñémolas nun recipiente con papel de cociña para que escorran o aceite.  Para rematar polvoriñamos con azucre ou con canela, se nos apetece.

    E así poderemos facer orellas todo o ano ( incluso no mes de setembro), non só no Entroido.  Prometo que a próxima vez que as faga miña nai saco unha foto.



    Ya sé:  voy con un mes de retraso.  Lo que sucede es que esta receta es una petición especial:  ¡ni siquiera tengo una foto para poner!


    La receta es de mi madre.  Está en su vieja libreta de recetas, aquellas que practicó cuando hizo el "Servicio Social" y que repite todos los años cuando llega el Carnaval.  Es la que hacía cuando en mi casa aún podíamos cocinar con huevo; ya sabéis que ahora nos arreglamos muy bien sin él.

    Siempre me llamó la atención que llevara levadura química.  Si buscáis en la red la mayoría de las recetas, por no decir casi todas, carecen de ese ingrediente.  Sin embargo os aseguro que las orejas de mi madre tienen muy buen sabor y presencia.  Es posible que sin la levadura resultaran más crujientes.  Podéis probar y hacerlas sin él o con menos cantidad:  podéis elegir.

  • 2 huevos
  • Ralladura de un limón
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • Una copa de anís
  • Una pizca de sal
  • 2 cucharadas de agua
  • 1 sobre de levadura química
  • 300 g de harina (aproximadamente)
  • Aceite para freír
  • Azúcar para espolvorear (o canela si os gusta)

    La otra dificultad de las recetas de mi madre es la de precisar exactamente la cantidad de los ingredientes.  Con su:  "un poco de..." o "echamos la harina que admita" podemos tirarnos de los pelos.

    Tenemos que amasar los ingredientes y dejar que la masa repose un poco.  La masa debe quedar elástica y no pegarse a las manos.  Estiramos la masa, cuanto más fina mejor, y cortamos las porciones que vamos a freír.  Podemos volver a estirar la masa con las manos antes de echarla en la sartén.  Al sacarlas las ponemos en un recipiente con papel de cocina para que escurran el aceite.  Para acabar espolvoreamos con azúcar o con canela, si nos apetece.
   
    Y así podemos hacer orejas todo el año (incluso en el mes de setiembre), no sólo en Carnaval.  Prometo que la próxima vez que las haga mi madre saco una foto.

   

viernes, 26 de febrero de 2016

GALLETAS CON CABAZA E AVEA.

    GALLETAS CON CALABAZA Y AVENA


    Navegar polo mundo das alerxias non é doado.  Eliminar un alimento da dieta supón empezar unha nova vida na cociña:  adaptarse a prescindir dun ingrediente e sobre todo ter moito máis coidado co que tocamos para non contaminar con trazas.  As mamás dos alérxicos podemos chegar a ser persoas moi preocupadas por todo o que manipulamos na cociña, entre outras cousas.

    Pensar que os nosos nenos van estar en contacto con alimentos que conteñen o alérxeno en cuestión noutras situacións cotiás máis alá do noso control directo pode poñernos cando menos un pouco "nerviosas".  E xa non digo nada cando nos toca deixalos nun "cumpre".  Afortunadamente as nais das amigas da miña filla son fenomenais e moi comprensivas.  Nunca tiven problemas e facilitáronme moito a súas relacións sociais.

    E xa non vos conto nada das súas amigas.  Coa frase:  "que vai facer a túa nai para a merenda?" resucitan a autoestima dun morto porque un dos retos é o de facer algo que sen ovo resulte medianamente comestible e parece que o vou conseguindo (iso ou teñen uns padais pouco esixentes)

     O último experimento débollo a un blog que atopei nas miles de buscas de fago (Eva en pruebas).  Modifiqueina un pouco e así quedou:
  • 200 g de fariña
  • 100 g de copos de avea
  • 150 g de azucre moreno
  • 120 gr de cabaza (cocida)
  • 75 ml de aceite de xirasol
  • 30 ml de leite
  • 65 g de pebidas de chocolate
  • 1 sobre dobre de gasificante "El tigre" (5 g)
  • 1/2 culleradiña de aroma de vainilla


    Triturei a cabaza con batedor e despois engadín o azucre.  Pasei entón a empregar o batedor de variñas e incorporei o aceite, o leite, o aroma de vainilla.  Despois botamos a fariña e o gasificante, deixando para  o final a avea e as pebidas de chocolate.

    A masa resultante é difícil de manexar así que  para darlle forma ás galletas empreguei dúas culleres e un pouco de paciencia.  A masa é pegañenta e resulta un pouco difícil de despegar.  Fixen uns pequenos montonciños e despois aplaneinos un pouco.

    Metinas no forno xa quente a 200º e baixei a temperatura a 180º, uns 20-25 minutos.  Quedáronme un pouco esponxosas, como se foran anacos de biscoito, pero iso non impediu que desapareceran voando.




    Navegar por el mundo de las alergias no es fácil.  Eliminar un alimento de la dieta supone empezar una nueva vida en la cocina:  adaptarse a prescindir de un ingrediente y sobre todo tener mucho más cuidado con lo que tocamos para no contaminar con trazas.  Las mamás de los alérgicos podemos llegar a ser personas muy preocupadas por todo lo que manipulamos en la cocina, entre otras cosas.

    Pensar que nuestros niños van a estar en contacto con alimentos que contienen el alergeno en cuestión en otras situaciones cotidianas más allá de nuestro control directo puede ponernos al menos un poco "nerviosas".  Y ya no digo nada cuando nos tocas dejarlos en un "cumple".  Afortunadamente las madres de las amigas de mi hija son fenomenales y muy comprensivas.  Nunca tuve problemas y me facilitaron mucho sus relaciones sociales.

   Y ya no os cuento nada de sus amigas.  Con la frase:  "¿qué va a hacer tu madre para  la merienda?" resucitan la autoestima de un muerto porque uno de los retos es el de hacer algo que sin huevo resulte medianamente comestible y parece que lo voy consiguiendo (eso o tienen unos paladares poco exigentes)
    
    El último experimento se lo debo a un blog que encontré en las miles de búsquedas que hago (Eva en pruebas).  La modifiqué un poco y así quedó:

  • 200 g de harina
  • 100 g de copos de avena
  • 150 g de azúcar moreno
  • 120 gr de calabaza (cocida)
  • 75 ml de aceite de girasol
  • 30 ml de leche
  • 65 g de pepitas de chocolate
  • 1 sobre doble de gasificante "El tigre" (5 g)
  • 1/2 cucharadita de aroma de vainilla

    Trituré la calabaza con la batidora y después añadí el azúcar.  Pasé entonces a usar la batidora de varillas e incorporé el aceite, la leche y el aroma de vainilla.  Después echamos la harina y el gasificante dejando para el final la avena y las pepitas de chocolate.
    
    La masa resultante es difícil de manejar así que para darle forma a las galletas empleé dos cucharas y un poco de paciencia.  La masa es pegajosa y resulta un poco difícil de despegar.  Hice unos pequeños montoncitos y después los alisé un poco.
   
    Las metí en el horno ya caliente a 200º, y bajé la temperatura a 180º, unos 20-25 minutos.  Quedaron un poco esponjosas, como si fueran trozos de bizcocho, pero eso no impidió que desaparecieran volando. 
    

domingo, 7 de febrero de 2016

DOCE DE CIDRA

    CABELLO DE ÁNGEL


    A culpa foi de quen me regalou as primeiras cabazas.  É verdade que eu quería facer doce de cidra, pero metinme nun fregado....




    O ano pasado fixen un pouco coas cabazas regaladas e ao meu marido gustoulle moito (sobre todo na torta de mazá), así que decidiu sementar as pebidas.  Nunca tal fixera!  Sementar, sementounas; e tamén naceron.  As plantas debían estar ben na nosa horta xa que botaron cabazas, dúas veces! e agora teño para facer doce os doce meses do ano e non remato.  Se engado que meu pai tamén sementou e tamén ten cabazas... non vos conto máis; toca cociñar!

    En primeiro lugar, son cabazas que non se estragan así como así.  Poden durar tranquilamente un ano; é máis, é mellor que pasen uns meses despois da recollida e antes de facer o doce; así tamén da tempo a afacerse a idea do traballo que nos espera.




    Bromas aparte, o primeiro que hai que facer é lavar as cabazas para partilas despois.  E iso si que é duro.  Se non tedes forza suficiente e o marido non vos axuda sempre queda o recurso de tirala no chan.  Aínda que pareza unha barbaridade, é a mellor forma para rompela.  Podedes ter a precaución de envolvela nunha toalla para non manchar e non perder os anacos.

    Metemos os pedazos nunha pota con auga e poñémola a cocer.  Dende que empeza a ferver, no meu caso, chegou con 30 minutos.  O mellor é pinchala cun garfo:  cando vexamos que está branda sacámola e deixamos que arrefríe e que escorra.




    Pasamos despois a sacarlle as pebidas ( se queredes sementalas hai que sacarllas antes de cocer, por suposto) e a desprender a "carne" da cabaza.  Axudeime dunha culler.  Xa vedes que non é máis que un conxunto de "cabelos".  Deixei a "carne" no escorredor toda a noite e foi perdendo a auga que colleu na cocción.




    Chegou o momento de pesala.  Moitas das receitas que consultei poñían que había que empregar o mesmo peso de azucre que de cabaza.  Eu non quixen facelo tan doce e puxen 600 g de azucre para 1kg de cabaza.  Engadín os gallos de medio limón despois de sacarlle as "telillas" brancas.

  • 1kg de cabaza
  • 600 g de azucre
  • 1/2 limón




    Deixei que repousara unha media hora e despois púxeno no lume.  Primeiro a temperatura suave e despois máis forte e removendo con frecuencia.  Dende que empezou a ferver uns 45 minutos.  Pasado este tempo, retireino e metino en botes que despois conxelei.  Queda preparado para empregar noutras receitas.  Continuarei...



    La culpa fue de quien me regaló las primeras calabazas.  Es verdad que me apetecía hacer cabello de ángel, pero me metí en un fregado...



    El año pasado hice un poco con las calabazas que me regalaron y a mi marido le gustó mucho (sobre todo en la tarta de manzana), así que decidió sembrar las pepitas.  ¡Menuda ocurrencia!  Las sembró y nacieron.  Las plantas se encontraban a gusto en nuestra huerta y dieron calabazas...¡dos veces! y ahora tengo para hacer cabello de ángel los doce meses del año y no acabo.  Si añado que mi padre también las sembró y tiene calabazas en abundancia... no os cuento más;  ¡toca cocinar!

    En primer lugar, son calabazas que no se estropean fácilmente.  Pueden durar tranquilamente un año; además es mejor que pasen unos meses después de recogerlas y antes de hacer el cabello; así también nos da más tiempo para hacernos a la idea del trabajo que nos espera.



    Bromas aparte, lo primero que hay que hacer es lavar las calabazas para trocearlas después.  Y eso sí que es duro.  Si no tenéis fuerza suficiente y vuestro marido no os puede ayudar siempre queda el recurso de tirarla al suelo.  Aunque parezca una barbaridad, es la mejor forma de romperla.  Podéis tener la precaución de envolverla en una toalla para no manchar y no perder los trozos.

    Metemos los trozos en una tartera con agua y la cocemos.  Desde que empieza a hervir, en mi caso, llegó con 30 minutos.  Lo mejor es pincharla con un tenedor:  cuando veamos que está blanda la sacamos y dejamos que enfríe y escurra.




   Pasamos después a sacarle las pepitas (si queréis sembrarlas hay que sacarlas antes de cocer, por supuesto) y a desprender la "carne" de la calabaza.  Lo hice con una cuchara.  Ya veréis que no es más que un conjuntos de "cabellos".  Dejé la "carne" en el escurridor toda la noche y fue perdiendo el agua que absorbió en la cocción.




    Llegó el momento de pesarla.  Muchas de las recetas que consulté ponía que había que emplear el mismo peso de azúcar que de calabaza.  Yo no quise hacerlo tan dulce y puse 600 g de azúcar para 1 kg de calabaza.  Añadí los gajos de medio limón después de sacarle las "telillas" blancas.
  • 1kg de calabaza
  • 600 g de azúcar
  • 1/2 limón


    Dejé que reposara una media hora y después la puse al fuego.  Primero a temperatura suave y después más fuerte y removiendo con frecuencia.  Desde que empezó a hervir unos 45 minutos.  Pasado ese tiempo, lo retiré y lo metí en botes que después congelé.  Queda preparado para emplear en otras recetas.  
    Continuaré...