domingo, 9 de abril de 2017

PIZZA CON BRÓCOLI

    PIZZA CON BRÓCOLI


    Ultimamente esta pizza ten moito éxito na miña casa, pero debería ter máis:  non nos equivoquemos que algúns son anti-verduras e non hai maneira de convencelos; esperemos que a forza de poñelas na mesa...

    E xa sei que parecen dúas cousas incompatibles:  pizza e brócoli.  Dádelle unha oportunidade:  non é o que parece.

  • 500  g de brócoli
  • Salsa de tomate
  • 200 g de queixo relado
  • 70-80 g de xamón curado
  • Ourego.



Para a masa:

  • 300 g de fariña
  • 8 g de fermento de panadería
  • 1 culleradiña de sal
  • 1/2 culleradiña de azucre moreno
  • 150 ml auga
  • 30 ml aceite de oliva



    O primeiro é lavar o brócoli, cortalo un pouco e cocelo ao vapor.  Cuns 5-7 minutos chega:  non podemos deixalo demasiado cocido que despois irá ao forno.  Unha vez cocido cortamos os "ramilletes" cunha tesoira e reservamos.  Por outra banda facemos a masa ou "atallamos" e usamos unha comprada.  No meu caso fágoa sempre.  Ben certo é que conto cunha amasadora que me libera de bastante traballo.  Poño na cubeta os líquidos, o sal, azucre moreno, a fariña e o fermento por esa orde e fago un pouco de trampa:  non uso o programa para masa senón o de facer pasta que é moito máis curto e ten suficiente tempo de amasado para o que necesito.  Despois deixo que repouse un pouco a masa e listo.




    Volvemos con brócoli que xa estará frío.  Engadímoslle o queixo relado e o xamón curado.  O meu xamón era en lonchas e desfíxeno un pouco coas mans.  Tamén se lle pode botar en "taquiños" ou substituílo por touciño entrefebrado ou xamón York.  A cuestión é non pasarse co xamón ou a pizza sairá un pouco salgada.  Ao brócoli non lle botamos sal pois con do xamón e o queixo é suficiente.

    Estiramos a masa, estendemos a salsa de tomate e polvoriñamos con ourego.  Incorporamos a mestura de brócoli, xamón e queixo.  Metemos no forno quente a 180º uns 25 a  30 minutos.  A temperatura e o tempo son orientativos; dependen un pouco do noso forno.  Que non vos despiste a aparencia, o sabor é moi bo.  Que aproveite!



 Fonte:  Pimienta rosa

       Ultimamente esta pizza tiene mucho éxito en mi casa, pero ojalá tuviera más:  todavía quedan anti-verduras y es difícil convencerlos; poniéndolas en la mesa y viéndolas...
    
    Sí, ya sé que parecen dos cosas incompatibles:  pizza y brócoli.  Dadle una oportunidad:  no es lo que parece.

  • 500  g de brócoli
  • Salsa de tomate
  • 200 g de queso rallado
  • 70-80 g de jamón serrano
  • Orégano


Para la masa:

  • 300 g de harina
  • 8 g de levadura de panadería
  • 1 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de azúcar moreno
  • 150 ml agua
  • 30 ml aceite de oliva


    En primer lugar hay que lavar el brócoli, cortarlo un poco y cocerlo al vapor.  Serán suficientes unos 5-7 minutos:  no podemos dejarlo demasiado cocido que después irá al horno. Cuando pase ese tiempo, lo sacamos y cortamos los ramilletes con una tijera.  Los reservamos.  Mientras, hacemos la masa o cogemos la vía rápida y usamos una comprada.  En mi caso, siempre la hago.  Es cierto que tengo una amasadora que me libera de bastante trabajo.  Pongo en la cubeta los líquidos, la sal, el azúcar moreno, la harina y la levadura en ese orden y hago un poco de trampa:  no uso el programa para masa sino el de hacer pasta que es mucho más corto y tienen suficiente tiempo de amasado para lo que necesito.  Después dejo que repose un poco la masa y listo.
    




    Volvemos con el brócoli que ya estará frío.  Le añadimos el queso rallado y el jamón serrano.  Yo utilicé jamón en lonchas que troceé con las manos.  También se le puede echar en taquitos o sustituirlo por bacon o jamón York.  La cuestión reside en no pasarse con el jamón o la pizza saldrá un poco salada.  Al brócoli no le echamos sal pues con el del jamón y el queso es suficiente.

    Estiramos la masa, extendemos la salsa de tomate y espolvoreamos con orégano.  Incorporamos la mezcla de brócoli, jamón y queso.  La metemos en el horno caliente a 180º entre 25-30 minutos.  La temperatura y el tiempo son orientativos; dependen un poco del horno.  Que no os despiste la apariencia, el sabor es muy bueno.  ¡Buen provecho!




Fuente:  Pimienta rosa


   

domingo, 19 de marzo de 2017

CREMA DE CABACIÑA

    CREMA DE CALABACÍN


    Despois de facer varias clases de pizza e algunha sobremesa coas cabaciñas a produción era tanta que decidimos facer uso do conxelador.  Primeiro pelámolas para despois partilas en anacos e metelas en bolsas.  E así, directas ao conxelador para facer máis adiante cremas ou usalas nos guisos.

    A verdade é que as cremas acabeinas tomando eu todas e xa rematei con todo o que tiña almacenado, pero quero gardar a receita xa que supón un primeiro prato moi recomendable sobre todo para o inverno.  A min gústame tomala moi quente e engadirlle un pouco de pasta xa cocida.  Con pouco máis, xa teño o xantar arranxado.

  • 500 g de cabaciña
  • 1/2 cebola
  • 25 g de manteiga
  • 250 ml de caldo de polo
  • 2 queixos en porcións
  • 1 cullerada de fariña
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pementa


    Nun pouco de aceite de oliva refogamos a cebola cun pouco de sal.  Cando xa está branda engadimos a cabaciña e deixamos que se vaia desfacendo e soltando auga.  Podemos engadila directamente do conxelador, pero teremos que darlle un pouco máis de tempo.  Engadimos a cullerada de fariña, removemos e incorporamos a manteiga.  Cando xa está derretida é o momento de botar o caldo.  Seguimos removendo e incorporamos os queixos en porcións.  Deixamos que se vaia facendo a crema uns minutos con lume suave e removendo con frecuencia.  Batemos e engadimos a pementa.

    Xa está lista para tomar.  Tamén se pode deixar na neveira para o día seguinte quentando só aquela que vaiamos tomar.  Bo proveito.






    Después de hacer varias clases de pizza y algún postre con los calabacines la producción era tanta que decidimos hacer uso del congelador.  Primero las pelamos para después trocearlas y meterlas en bolsas.  Y así, directas al congelador para hacer más adelante cremas o usarlos en guisos.

    La verdad es que las cremas las tomé yo todas y ya acabé con lo que tenía almacenado, pero quiero guardar la receta ya que es un primer plato muy recomendable sobre todo para el invierno.  A mi me gusta tomarla muy caliente y añadirle un poco de pasta cocida anteriormente.  Con poco más, ya tengo la comida arreglada.
   
  • 500 g de calabacín
  • 1/2 cebolla
  • 25 g de mantequilla
  • 250 ml de caldo de pollo
  • 2 "quesitos"
  • 1 cucharada de harina
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta


    En un poco de aceite de oliva rehogamos la cebolla con un poco de sal.  Cuando ya esta blanda añadimos el calabacín y dejamos que se vaya deshaciendo y soltando agua.  Podemos añadirlo directamente del congelador, pero tendremos que darle un poco más de tiempo.  Añadimos la cucharada de harina, removemos e incorporamos la mantequilla.  Cuando ya está derretida es el momento de echar el caldo.  Seguimos removiendo e incorporamos los "quesitos".  Dejamos que se vaya haciendo la crema unos minutos con fuego suave y removiendo con frecuencia.  Batimos y añadimos la pimienta.
    
    Ya está lista para tomar.  También se puede dejar en la nevera y tomarla al día siguiente calentando solamente la que nos vayamos a tomar.  Buen provecho.

    

domingo, 30 de octubre de 2016

"CAÑITAS" DE CREMA PASTELEIRA

    "CAÑITAS" DE CREMA PASTELERA


    Sen dúbida era o lugar máis acolledor da casa e aínda o segue sendo.  Alí estaba a cociña de leña que se encargaba de quentar a casa no inverno ademais de ser onde se cociñaba habitualmente.  Tamén había un fogón de butano, pero non se usaba moito.  E é que a cociña tamén servía para ter auga quente na casa e por iso era raro o día que non se acendía.  E enriba estaban os mobles de cociña feitos de ladrillo e cubertos de azulexo con dúas portas.  Na porta da esquerda estaba o depósito de auga quente (calderín) e o caderno coas receitas de miña nai; moitas delas aprendidas naquel servizo social que lle tocara facer cando estaba solteira.  E tamén estaban os moldes para as "cañitas", aqueles que cortara meu pai pouco despois de casar, aqueles feitos con canas; sen dúbida os mellores, aos que polo menos non lles entra o óxido.

    E como moitas receitas, a das cañitas aparece ligada a un recordo o a varios.  Era a sobremesa das festas, das grandes ocasións ou das celebracións familiares, recheas de "Flanín"...  Tamén son as das queimaduras do meu irmán, cando se empeñou en fritilas con tres ou catro anos, no día do seu santo.  O de fritir consistiu en tirar a distancia, salpicar a cara de aceite quente e saír disparados para urxencias.  Vaia santo!  A verdade é que era un pouco "traste" (menos mal que non me escoita).

    Agora fun eu a que lle pedín a meu pai eses moldes para facer "cañitas" e aquí está o resultado.  Collín ademais a receita de miña nai, pero, como sempre, tiven que adaptala.

  • 350 gr de fariña
  • 100 ml de aceite de oliva
  • 125 ml de auga morna
  • Un chisco de sal
  • Reladura de 1/2 limón
  • 50 ml de augardente de herbas
  • Aceite para fritir



    Mesturamos e amasamos todos os ingredientes engadindo a fariña ao final e pouco a pouco.  Despois deixamos a masa na neveira, a miña estivo polo menos dúas horas.





    Cun rolo estiramos a masa e cortamos tiras.  Con esas tiras imos forrando os moldes das cañitas.  Os que cortou meu pai saíron longos e anchos.  Co ancho non teño nada que facer, pero non cubro todo o molde para que non saian demasiado altas ou non haberá crema que chegue para enchelas!  E seguindo o exemplo da miña nai, tapeille o "cu".  Collemos entón unha tira, cubrimos un extremo e despois seguimos ao longo do molde, sen chegar ao final.  





    Mentres temos a tixola no lume para empezar a fritir.  Puxen unha tixola pequena; pensade que temos que cubrir a cana, fritir, deixar que arrefríe un pouco, sacala e volver a empezar.  O ideal sería ter moitos moldes, pero eu tiña cinco.  Unha vez fritidas e frías podemos gardalas nunha lata e consérvanse varios días.  No meu caso, enchinas o día seguinte e estaban perfectas.  Unha vez recheas si que temos que comelas;  pero non vos preocupedes que ese non vai ser o problema.  Para enchelas fixen crema pasteleira.  A receita podedes atopala aquí.  Tede en conta que necesitaredes o dobre da cantidade indicada na receita.  E non esquezades polvoriñalas con azucre en po.  Bo proveito!!!







    Sin duda era el lugar más acogedor de la casa y sigue siéndolo.  Allí estaba la cocina de leña que se encargaba de calentar la casa en invierno además de ser donde se cocinaba habitualmente.  También había un fogón de butano, pero no se usaba mucho.  Y es que la cocina también servía para tener agua caliente en casa y por eso era difícil que no se encendiera todos los días.  Y encima estaban los muebles de cocina hechos con ladrillo y cubiertos de azulejo con dos puertas.  En la puerta de la izquierda estaba el depósito de agua caliente y el cuaderno con las recetas de mi madre;  muchas de ellas aprendidas en aquel servicio social que había tenido que hacer cuando estaba soltera.  Y también estaban los moldes para las "cañitas", aquellos que había cortado mi padre poco después de casarse, aquellos hechos con cañas; sin duda los mejores, a los que por lo menos no les entra el óxido.

    Y como muchas recetas, la de las cañitas aparece ligada a un recuerdo o a varios.  Era el postre de las fiestas, de las grandes ocasiones o de las celebraciones familiares, rellenas de "Flanín"...  También son las de las quemaduras de mi hermano, cuando se empreñó en freírlas con tres o cuatro años, en el día de su santo.  Lo de freír consistió en tirar a distancia, salpicar la cara de aceite caliente y salir disparados para urgencias.  ¡Menudo santo!  La verdad es que era un poco "traste" (menos mal que no me escucha).


    Ahora fui yo la que le pedí a mi padre esos moldes para hacer cañitas y aquí está el resultado.  Cogí además la receta de mi madre, pero, como siempre, tuve que adaptarla.

  • 350 gr de harina
  • 100 ml de aceite de oliva
  • 125 ml de agua templada
  • Una pizca de sal
  • Ralladura de 1/2 limón
  • 50 ml de aguardiente de hierbas
  • Aceite para freír.



    Mezclamos y amasamos todos los ingredientes añadiendo la harina al final y poco a poco.  Después dejamos la masa en la nevera, la mía estuvo por lo menos dos horas.


    

    Con un rodillo estiramos la masa y cortamos tiras.  Con esas tiras vamos forrando los moldes de las cañitas.  Los que cortó mi padre salieron largos y anchos.  Con el ancho no tengo nada que hacer, pero no cubro todo el molde para que no salgan demasiado altas o ¡no habrá crema que llegue para llenarlas!  Y siguiendo el ejemplo de mi madre, les tapé el "culo".  Cogemos entonces una tira, cubrimos un extremo y después seguimos a lo largo del molde, sin llegar al final.



    Mientras ya tenemos la sartén el fuego para empezar a freír.  Puse una sartén pequeña; pensad que tenemos que cubrir la caña, freír, dejar que enfríe un poco, sacarla y volver a empezar.  Lo ideal sería tener muchos moldes, pero yo tenía cinco.  Una vez fritas y frías podemos guardarlas en una lata y se conservan varios días.  En mi caso, las rellené al día siguiente y estaban perfectas.  Una vez rellenas sí que tenemos que comerlas; pero no os preocupéis que e ese no va a ser el problema.  Para rellenarlas hice crema pastelera.  La receta la podéis encontrar aquí.  Tened en cuenta que hará falta el doble de la cantidad indicada en la receta.  Y no olvidéis espolvorearlas con azúcar en polvo.  ¡¡¡Buen provecho!!! 


    


miércoles, 12 de octubre de 2016

ARROZ CON LEITE

    ARROZ CON LECHE


    Estaredes pensando:  "-Pois si que descubriches a pólvora", non si?  Porque receitas de arroz con leite podemos atopar centos ou miles:  a máis tradicional, a máis nova, con edulcorante e sen azucre, con leite vexetal,... ata pode variar a proporción leite-arroz ou a cantidade de azucre ou o tempo de cocción... Conclusión:  tantas receitas como cociñeiros; e eu non ía ser menos!  Teño ademais unha "forofa" do meu arroz con leite que xa empeza a cociñar e que me reclama continuamente a receita.  Non podo esquecer que esa é a esencia  deste blog:  deixarlles unha pequena herdanza ás miñas fillas, para elas queda escrita.

  • 1 litro de leite enteiro
  • 125 gr de arroz
  • 1/2 rama de canela
  • Pel de medio limón
  • 75 gr de azucre
  • Un chisco de sal.



    A cantidade non é moita, está pensada para dúas persoas.  Sempre se poden multiplicar os ingredientes segundo as necesidades, pero hai que ter coidado cos tempos de cocción.

    Axudándonos dun pelador cortamos a pel de medio limón.  Tamén podemos empregar un coitelo, pero debemos ter coidado coa parte branca; é amarga e non convén botala.

    Poñemos o leite a quentar coa pel de limón e media rama de canela.  Cando ferva engadimos o arroz e removemos de cando en vez.  Ten que notarse que ferve, pero con suavidade.  Pasados uns 25 minutos engadimos un chisco de sal e o azucre.  Coidado co sal! Nunha das veces despisteime e acabaron comendo o arroz os pitos!  Un chisco é a cantidade de sal que collemos cando xuntamos os dedos "matapiollos e furabolos", non máis.

    Seguimos remexendo uns 10 minutos máis.  Ás veces apago o lume antes dese tempo e deixo que siga cocendo coa calor residual.  Despois de sacalo do lume continúa cocendo e absorbendo líquido un pouco máis.  E xa está! listo para comer se vos gusta quente.  Na miña casa pasa antes pola neveira xa que lles gusta frío.

    Queda despois bastante espeso.  Se vos gusta máis líquido haberá que botarlle máis leite.  Boa sobremesa!







    Estaréis pensando:  "- Pues sí que descubriste la pólvora", ¿verdad?  Porque recetas de arroz con leche podemos encontrar cientos o miles:  la más tradicional, la más novedosa, con edulcorante y sin azúcar, con leche vegetal,... hasta puede variar la proporción leche-arroz o la cantidad de azúcar o el tiempo de cocción... Conclusión:  tantas recetas como cocineros; ¡y yo no iba a ser menos!  Tengo además una "forofa" de mi arroz con leche que ya empieza a cocinar y que me reclama continuamente la receta.  No puedo olvidar que esa es la esencia de este blog:  dejarles una pequeña herencia a mis hijas, para ellas queda escrita.


  • 1 litro de leche entera
  • 125 gr de arroz
  • 1/2 rama de canela
  • Piel de medio limón
  • 75 gr de azúcar
  • Una pizca de sal.

     La cantidad no es mucha, está pensada para dos personas.  Siempre se pueden multiplicar los ingredientes de acuerdo con la necesidad, pero hay que tener cuidado con los tiempos de cocción.
    
    Ayudándonos de un pelador cortamos la piel de medio limón.  También podemos emplear un cuchillo, pero hay que tener cuidado con la parte blanca; es amarga y no conviene echarla.

    Ponemos la leche a calentar con la piel de limón y media rama de canela.  Cuando hierva añadimos el arroz y removemos de vez en cuando.  Tiene que notarse que hierve, pero con suavidad.  Pasados unos 25 minutos añadimos una pizca de al y el azúcar.  Cuidado con la sal! Una vez, por despiste, eché de más y el arroz... ¡se lo zamparon los pollos!  Una pizca es la cantidad de sal que cogemos cuando juntamos el pulgar con el índice, no más.

    Seguimos removiendo unos 10 minutos más.  A veces apago el fuego antes de que pase ese tiempo y dejo que siga cociendo con el calor residual.  Después de sacarlo del fuego continúa cociendo y absorbiendo líquido un poco más.  ¡Y ya está!  Listo para comer si os gusta caliente.  En mi casa pasa antes por la nevera ya que les gusta frío.

    Queda después bastante espeso.  Si os gusta más líquido habrá que echarle más leche.  ¡Buen postre!



jueves, 25 de agosto de 2016

PIZZA DE CABACIÑA

    PIZZA DE CALABACÍN


    Aínda que soe a tópico, este verán non é nada típico.  En Galicia non estamos afeitos a pasar tanta calor.  Tamén é certo que non chove tanto como din:  ese tamén é un tópico.  E contra o que cabía esperar non foi un bo verán para as froitas e as hortalizas; non se recolleron moitas froitas e as hortalizas tardan en madurar.  Seguro que non é por falta de sol!


    Pero si que hai unha boa produción de cabaciñas, que se van acumulando na neveira á espera de que lles toque o seu momento.  Unha delas xa estaba reservada (se tiveran un tamaño normal farían falta dúas ou tres).  Tiña unha receita en espera, desas que atopo por internet e que despois modifico, calabapizza, pero que para min tiña un inconveniente:  o microondas.  Confeso que na miña casa só ten uso para quentar a comida ou o leite do almorzo, o de cociñar con el para min son palabras maiores; nin me atrevo, nin me gusta.  Así que se usades o microondas para cociñar debedes visitar o enlace da receita orixinal; eu farei unha versión un pouco máis "tradicional" se é que hai algo de tradicional neste prato.  O que si aseguro é que o seu sabor ten pouco que envexar á pizza tradicional e, por suposto, é máis lixeira.


  • Cabaciñas ( a cantidade dependerá do seu tamaño)
  • Salsa de tomate
  • Ourego
  • Xamón York
  • Queixo relado



    A preparación é moi sinxela:  podemos pelar ou non a cabaciña e cortala en rodas.  Se o preferimos podemos cortala lonxitudinalmente e así non quedarán ocos por cubrir.  Poñemos as rodas ou as tiras nunha bandexa de forno cuberta con papel vexetal.  Dúas capas son suficientes.  Seguidamente precisaremos un pouco de salsa de tomate, a suficiente para "pintar" un pouco a cabaciña.  Polvoriñamos con ourego ao noso gusto e engadimos xamón York cortado en anacos.  Rematamos cubrindo con queixo relado (eu empreguei mozzarela) e metemos no forno a 200º.  Precisará uns 30 minutos ou ata que o queixo estea fundido.



    Hai que ter en conta que a cabaciña vai soltar auga ao cociñar polo que a pizza será un pouco húmida.  Tamén será preciso comela nun prato ou nos caerá das mans.  Estou segura de que vos gustará e será unha boa elección para a cea ou como primeiro prato.  Bo proveito!




    Aunque suene a tópico, este verano no es nada típico.  En Galicia no estamos acostumbrados a pasar tanto calor.  Lo cierto es que tampoco llueve tanto como dicen:  ese también es un tópico.  Y en contra de lo que cabría esperar no fue un buen verano para las frutas y las hortalizas; no se recogieron muchas frutas y las hortalizas tardan en madurar.  ¡Seguro que no es por falta de sol!


    Pero sí que hay una buena producción de calabacines, que se van acumulando en la nevera a la espera de que les toque su momento.  Una de ellas ya estaba reservada (si tuvieran un tamaño normal harían falta dos o tres).  Tenía una receta en espera, de esas que encuentro por internet y que después modifico, calabapizza, pero que para mi tenía un inconveniente:  el microondas.  Confieso que en mi casa sólo tiene uso para calentar la comida o la leche del desayuno, lo que cocinar con él para mí son palabras mayores; ni me atrevo, ni me gusta.  Así que si usáis el microondas para cocinar debéis visitar el enlace de la receta original; yo haré una versión un poco más "tradiciona" si es que hay algo de tradicional en este plato.  Lo que sí aseguro es que su sabor tiene poco que envidiar a la pizza tradicional y, por supuesto, es más ligera.
   

  • Calabacines ( la cantidad dependerá de su tamaño)
  • Salsa de tomate
  • Orégano
  • Jamón York
  • Queso rallado



    La preparación es muy sencilla:  podemos pelar o no el calabacín y cortarlo en rodajas.  Si lo preferimos podemos cortarlo longitudinalmente y así no quedarán huecos por cubrir.  Ponemos las rodajas o las tiras en una bandeja de horno cubierta con papel vegetal.  Dos capas son suficiente.  Seguidamente necesitaremos un poco de salsa de tomate, la suficiente para "pintar" un poco el calabacín.  Espolvoreamos con orégano a nuestro gusto y añadimos jamón York cortado en trozos.  Para finalizar cubrimos con queso rallado (yo utilicé mozzarela) y metemos en el horno a 200º.  Necesitará unos 30 minutos o hasta que el queso esté fundido.
   


    Hay que tener en cuenta que el calabacín va a soltar agua al cocinar por lo que la pizza será un poco húmeda.  También será necesario comerla en un plato o nos caerá de las manos.  Estoy segura de que os gustará y que será una buena elección para la cena o como primer plato.  ¡Buen provecho!