sábado, 25 de octubre de 2014

GALLETAS PARA HALLOWEEN (sen ovo)

    GALLETAS PARA HALLOWEEN (sin huevo)


    Acércase o 31 de outubro:  Samaín e Halloween están á volta da esquina.  Temos que ir preparándonos para esa noite terrorífica.



    Nada mellor para celebralo que estas galletas "esqueléticas" e "momificadas".  Desde que as fixen teño toda a casa ambientada, arrecende tan ben que as visitas á cociña son seguidas.  En previsión de esgotamento de existencias teño as galletas distribuídas en varias caixas a ver se así duran un pouco máis (cousa pouco probable).

    Para esta receita estreamos o molde, típico de Nadal para facer as galletas desa época, pero que ben nos pode servir para estoutras.

Para a masa:

  • 225 gr de manteiga a temperatura ambiente
  • 350 gr de fariña
  • 225 gr de azucre
  • 40 ml de leite
  • 1/2 culleradiña de sal
  • 1 culleradiña de café de esencia de vainilla
  • 50 gr de cacao puro en po (eu cacao Valor)


Para o glaseado:

  • Azucre en po
  • Zume de limón


    Batemos a manteiga co azucre e imos incorporando o leite, o sal e a esencia de vainilla.

    Engadimos despois o cacao e finalmente a fariña, facéndoo pouco a pouco por se tiveramos que rectificar a cantidade.

    Amasamos e separamos en dúas ou tres partes que envolvemos en film transparente e deixamos na neveira como mínimo unha hora.

    Estiramos a masa.  A min foime máis doado facelo empregando o film transparente debaixo.  Así resultoume máis fácil sacar as galletas.


    Enfornamos a 180º uns 15 minutos e deixamos despois que arrefríen nunha rella.  Mentres podemos preparar o glaseado.  O noso fíxeno con azucre en po ao que lle fun engadindo gotas de  zume de limón ata que colleu a consistencia necesaria.

    Para debuxar sobre as galletas empregamos unha xiringa grande que tiñamos na casa.  A encargada dos debuxos foi a miña filla coa súa imaxinación.

    Cando seque o glaseado podemos gardalas nunha caixa metálica para que se conserven mellor.  Ben, mellor mellor están no estómago.  Bo Halloween!!!  Feliz Samaín!!!!




    Se acerca el 31 de octubre:  Samaín y Halloween están a la vuelta de la esquina.  Tenemos que ir preparándonos para esa noche terrorífica.



    Nada mejor para celebrarlo que estas galletas "esqueléticas" y "momificadas".  Desde que las hice tengo toda la casa ambientada, huele tan bien que las visitas a la cocina son continuas.  En previsión de agotamiento de existencias tengo las galletas distribuidas en varias cajas a ver si así duran un poco más (cosa poco probable).

    Para esta receta estrenamos el molde, típico de Navidad para hacer las galletas de esa época, pero que también nos puede servir para estas otras.

Para la masa:

  • 225 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 350 gr de harina
  • 225 gr de azúcar
  • 40 ml de leche
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de café de esencia de vainilla
  • 50 gr de cacao puro en polvo (yo cacao Valor)


Para el glaseado:

  • Azúcar en polvo
  • Zumo de limón


    Batimos la mantequilla con el azúcar y vamos incorporando la leche, la sal y la esencia de vainilla.    

    Añadimos después el cacao y finalmente la harina, haciéndolo poco a poco por si tuviéramos que rectificar la cantidad.

    Amasamos y separamos en dos o tres partes que envolvemos en film transparente y dejamos en la nevera como mínimo una hora.

    Estiramos la masa.  Para mí fue más fácil hacerlo empleando el film transparente debajo.  Despegar las galletas resultó menos complicado.


    Horneamos a 180º durante unos 15 minutos y dejamos después que enfríen en una rejilla.  Mientras podemos preparar el glaseado.  El nuestro lo hice con azúcar en polvo al que le fui añadiendo gotas de zumo de limón hasta que cogió la consistencia necesaria.

    Para dibujar sobre las galletas empleamos una jeringuilla grande que teníamos en casa.  La encargada de los dibujos fue mi hija con su imaginación.

    Cuando seque el glaseado podemos guardarlas en una caja metálica para que se conserven mejor.  Bueno, mejor mejor están en el estómago.  Buen Halloween!!!  Feliz Samaín!!!


    

domingo, 12 de octubre de 2014

BISCOITO DE MAZÁ (sen ovo)

    BIZCOCHO DE MANZANA (sin huevo)


    Chega o outono e é época, entre outras cousas, de recoller mazás.  Rebuscando nas miñas antigas receitas atopei este biscoito de mazá que xa cociñaba moitos anos antes de ter unha filla alérxica ao ovo.  Recordo que a saquei dunha revista, pero non sei de cal. E o que máis me sorprendeu daquela foi a ausencia de ovo nun biscoito e por iso decidín probalo.  Por suposto, gustounos e converteuse nun recurso de sobremesa cando as galiñas non poñían ovos e a verdade, non nos gustaba comprar ovos para ese fin; a cor non era a mesma.


  • 125 gr de mazá
  • 1/2 limón (zume e peladura)
  • 225 gr de fariña (con fermento incorporado)
  • un chisco de sal
  • 125 gr de manteiga
  • 125 gr de azucre en po
  • 150 ml de leite


    En primeiro lugar pelamos as mazás e cortámolas en anacos pequenos.  Bañámolas co zume de limón para que non se oxiden.


    Peneiramos a fariña xunto co sal.  Engadimos a manteiga cortada en anacos pequenos e coas mans fretámola coa fariña ata que se formen unha especie de migallas.


    Engadimos o azucre en po e removemos.  Facemos un buraco no medio e engadimos o leite, as mazás e a peladura de limón.


    Mesturamos todo cunha culler de metal e botamos a masa nun molde xa preparado.  Eu empreguei un redondo dos que se poden abrir.  Cubrín o fondo con papel vexetal e untei os laterais cun pouco de manteiga e polvoriñei con fariña despois.

    Metemos en forno quente a 180º durante uns 45 minutos.  Sacamos, deixamos arrefriar e desmoldamos.  Espero que vos guste.



    Llega el otoño y es época, entre otras cosas, de recoger manzanas.  Buscando en mis antiguas recetas encontré este bizcocho de manzana que ya cocinaba muchos años antes de tener una hija alérgica al huevo.  Recuerdo que la saqué de una revista, pero no sé de cual.  Y lo que más me sorprendió en aquella época fue la ausencia de huevo en un bizcocho y por eso decidí probarlo.  Por supuesto, nos gustó y se convirtió en un recurso de postre cuando las gallinas no ponían huevos y la verdad, no nos gustaba comprar huevos para eso; el color no es el mismo.



125 gr de manzana
1/2 limón (zumo y ralladura)
225 gr de harina (con levadura incorporada)
Una pizca de sal
125 gr de mantequilla
125 gr de azúcar en polvo
150 ml de leche

    En primer lugar pelamos las manzanas y las cortamos en trozos pequeños.  Las rociamos con zumo de limón para que no se oxiden.
    

    Tamizamos la harina junto con la sal.  Añadimos la mantequilla cortada en trozos pequeños y con las manos la frotamos con la harina hasta que se formen migas.
    

    Añadimos el azúcar en polvo y removemos.  Hacemos un agujero en el medio y añadimos la leche, las manzanas y la ralladura de limón.
   

    Mezclamos todo con una cuchara de metal y echamos la masa en un molde ya preparado.  Yo usé uno redondo de los que se pueden abrir.  Cubrí el fondo con papel vegetal y unté los laterales con un poco de mantequilla y espolvoreé con harina después.
    
    Lo metemos en el horno caliente a 180º durante unos 45 minutos.  Sacamos, dejamos enfriar y desmoldamos.  Espero que os guste.


   

sábado, 13 de septiembre de 2014

COELLO ASADO

    CONEJO ASADO


    Tiña moitas ganas de probar o coello asado.  Aínda que pareza que pode quedar a carne demasiado seca, non é así alomenos nesta ocasión.

    A carne de coello é moi aconsellable para as persoas con colesterol alto xa que o aporte de graxa é moi baixo.  Sen embargo ten alto contido en proteínas.

    Case sempre o cociño en salsa branca, pero hoxe decidín experimentar e probar.

  • 1 coello limpo e cortado
  • 1/2 vaso de viño branco
  • 1 dente de allo
  • 1/2 culleradiña de ourego
  • 1/2 culleradiña de romeu
  • 1/2 culleradiña de tomiño
  • 4 bolas de pementa
  • 2 culleradas de adobo
  • 2 culleradas de aceite de oliva


    Nunha fonte mesturei o viño branco coas herbas aromáticas, a pementa,o aceite e o adobo.

    Cando xa temos o coello lavado e seco metémolo na mestura anterior removéndoo para que se empape.  Deixamos que macere unha media hora.



    Quentamos o forno a 200 º e metémolo dándolle unha volta a media cocción.  Precisará unha hora e media aproximadamente.



    Temos que ter en conta dúas cousas:  a primeira é que as herbas aromáticas e a pementa danlle un sabor forte e dependendo do noso gusto botaremos máis ou menos.  Creo que a cantidade proposta é a axeitada.  O segundo é que á hora de metelo no forno podemos retirar parte do líquido do adobo para ir engadíndollo despois a medida que vai asando.


    Podemos acompañalo cunha ensalada de pasta ou unhas patacas fritidas segundo nos apeteza.



    Tenía muchas ganas de probar el conejo asado.  Aunque parezca que puede quedar la carne demasiado seca, no es así al menos en esta ocasión.

    La carne de conejo es muy aconsejable para las personas con colesterol alto ya que el aporte de grasa es muy bajo.  Sin embargo tiene alto contenido en proteínas.

    Lo cocino casi siempre en salsa blanca, pero hoy decidí experimentar y probar.
    
  • 1 conejo limpio y cortado
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • 1 diente de ajo
  • 1/2 cucharadita de orégano
  • 1/2 cucharadita de romero
  • 1/2 cucharadita de tomillo
  • 4 bolas de pimienta
  • 2 cucharadas de adobo
  • 2 cucharadas de aceite de oliva


    En una fuente mezclé el vino blanco con las hierbas aromáticas, la pimienta, el aceite y el adobo.


    Cuando ya tenemos el conejo lavado y seco lo metemos en la mezcla anterior removiéndolo para que se empape.  Dejamos que macere una media hora.


    Calentamos el horno a 200º y lo metemos dándole una vuelta a media cocción.  Necesitará una hora y media aproximadamente.

    Tenemos que tener en cuenta dos cosas:  la primera es que las hierbas aromáticas y la pimienta le dan un sabor fuerte y dependiendo de nuestro gusto echaremos más o menos.  Creo que a cantidade proposta é a axeitada.  La segunda es que a la hora de meterlo en el horno podemos retirar parte del líquido del adobo para ir añadiéndolo después a medida que va asando.


    Podemos acompañarlo con una ensalada de pasta o unas patatas fritas según nos apetezca.


   

   

martes, 19 de agosto de 2014

GALLETAS CROCANTES

    GALLETAS CRUJIENTES


    Ás veces teño algún problema co blog.  Non é un problema moi gordo, nin sequera se lle pode chamar así, pero teño dificultades para poñerlle nome ás receitas.  E é que xa levo feito moitos tipos de galletas e a estas chameinas así porque son desa maneira:  crocantes.

    Van dedicadas a todas as "Marías" e a aquelas que, aínda que non se chaman Marías, tamén celebren o seu santo en agosto.


  • 100 g de pebidas de chocolate
  • 50 g de noces peladas e picadas
  • 125 g de manteiga branda
  • 60 g de azucre glass
  • 60 g de azucre moreno
  • 50 ml de leite
  • 1/2 culleradiña de bicarbonato
  • 160 g de fariña
  • 1 culleradiña de canela en po

    Temos que sacar a manteiga con tempo da neveira para que abrande.  Despois batémola xunto co leite, o azucre glass e o azucre moreno.  Facémolo cun batedor de varas.



    Engadimos despois a fariña peneirada xunto co bicarbonato e a canela.  Volvemos bater e incorporamos despois as noces picadas e as pebidas de chocolate.


    Cunha culler repartimos montes de masa no papel vexetal.  Temos que deixalos ben separados porque despois medran.  Enfornamos durante 15 ou 20 minutos a 180º ata que estean douradas.  Sacámolas e deixámolas arrefriar antes de comelas.






    A veces tengo algún problema con el blog.  No es un problema muy gordo, ni siquiera se le puede llamar así, pero tengo dificultades para ponerle nombre a las recetas.  Y es que ya he hecho muchos tipos de galletas y a estas las llamé así porque son de esa manera:  crujientes.

    Van dedicadas a todas las "Marías" y a aquellas que, aunque non se llamen Marías, también celebren su santo en agosto.


  • 100 g de pepitas de chocolate
  • 50 g de nueces peladas y picadas
  • 125 g de mantequilla blanda
  • 60 g de azúcar glass
  • 60 g de azúcar moreno
  • 50 ml de leche
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 160 g de harina
  • 1 cucharadita de canela en polvo

    Tenemos que sacar la mantequilla con tiempo de la nevera para que ablande.  Después la batimos junto con la leche, el azúcar glass y el azúcar moreno.  Lo hacemos con una batidora de varillas.



    Añadimos después la harina tamizada junto con el bicarbonato y la canela.  Volvemos a batir e incorporamos después las nueces picadas y las pepitas de chocolate.
    

    Con una cuchara repartimos montones de masa en el papel vegetal.  Tenemos que dejarlos bien separados porque después crecen.  Horneamos durante 15 o 20 mintos a 180º hasta que estén doradas.  Las sacamos y dejamos enfriar antes de comerlas.



    

lunes, 18 de agosto de 2014

XEADO DE LIMÓN (sen ovo)

    HELADO DE LIMÓN (sin huevo)


    Está rematando o verán.  Que verán? diremos os galegos porque case non o gozamos.  Case foron máis os días nubrados que os soleados.

    Antes de que remate o verán definitivamente teño que redactar esta receita.  A principios do mes do xullo comprei no Lidl un novo cacharriño:  unha pequena máquina para facer xeados caseiros e así aproveitar un pouco a froita (e forzar a tomar froita tamén).  Probei con varios xeados, pero o que ganou por aclamación familiar foi o de limón.  A miña idea inicial era facelo e gardalo nun "tuper" no conxelador, visto que os xeados saen máis cremosos nesta máquina que os que se fan sen ela.  Ao final acabei facendo polos como outros anos, pero hai que ter en conta que quedan moito máis cremosos e lles costa un pouquiño máis saír do molde, pero non por iso van quedar sen comer.

  • 150 ml de leite semidesnatada
  • 200 ml de nata líquida
  • 80 gr de azucre
  • 2 culleradas de mel
  • 2 limóns


    Nun cazo poñemos a ferver o leite xunto co azucre e a peladura dun limón.  Cando ferva apagamos o lume e deixamos que repouse 10 minutos, para despois coar e deixar arrefriar.  Mentres exprememos os dous limóns e engadimos o zume á mestura anterior ademais das dúas culleradas de mel  e a nata sen montar.  Batemos e deixamos 3 ou 4 horas na neveira.  Despois levámola á máquina de xeados e deixámola funcionar 30 ou 40 minutos. 

    Xa temos o xeado preparado e listo para tomar, gardar no conxelador ou facer polos.



Fonte:  Cocinerando



    Está acabando el verano.  ¿Qué verano?  diremos los gallegos porque casi no lo disfrutamos.  Casi hubo más días nublados que soleados.
   
    Antes de que acabe el verano definitivamente tengo que redactar esta receta.  A principios del mes de julio compré en el Lidl un nuevo cacharrito:  una pequeña máquina para hacer helados caseros y así aprovechar un poco la fruta (y forzar a tomar fruta también).  Probé con varios helados, pero el que ganó por aclamación familiar fue el helado de limón.  Mi idea inicial era hacerlo y guardarlo en un "tuper" en el congelador, visto que los helados salen más cremosos en esta máquina que los que se hacen sin ella.  Al final acabé haciendo polos como otros años, pero hay que tener en cuenta que quedan mucho más cremosos y les cuesta un poco más salir del molde, pero no por eso van a quedar sin comer.

  • 150 ml de leche semidesnatada
  • 200 ml de nata líquida
  • 80 gr de azúcar
  • 2 cucharadas de miel
  • 2 limones


    En un cazo ponemos a hervir la leche junto con el azúcar y la ralladura de un limón.  Cuando hierva apagamos el fuego y dejamos que repose 10 minutos, para después colar y dejar enfriar.  Mientras exprimimos los dos limones y añadimos el zumo a la mezcla anterior además de las dos cucharadas de miel y la nata sin montar.  Batimos y dejamos 3 o 4 horas en la nevera.  Después la llevamos a la máquina de helados y la dejamos funcionar 30 o 40 minutos.

    Ya tenemos el helado preparado y listo para tomar, guardar en el congelador o hacer polos.
    


Fuente:  Cocinerando