jueves, 29 de enero de 2015

MUFFINS DE CHOCOLATE

    MUFFINS DE CHOCOLATE


    Seguro que todos empezastes o ano con bos propósitos.  Aínda estaban soando as badaladas e xa estabamos a pensar en cociñar menos para comer menos tamén e poñer en orde a nosa dieta.  Pero, para min só fixo falta que chegara o día de Reis e que a meu irmán se lle ocorrera traerme un libro con receitas de muffins para acabar cas miñas aspiracións:  creo que ese foi o principio da fin das boas intencións.

    A verdade, non tiña moitas ganas de experimentar e sacar algo novo e as receitas do libro viñan cargadas do noso ingrediente prohibido:  o ovo.  Pero teño unha filla insistente:  mamá, seguro que che sae! e xa podedes imaxinar que empecei unha busca intentado atopar a maneira de facer uns muffins decentes sen empregar ovos.  Si, xa sei, non fixo falta demasiado para convencerme, pero esta vez busquei un atallo:  atopei un blog de cociña dunha nai, cun fillo alérxico tamén, cunha receita fantástica.  Chámase sweetthings.  A receita quedou así:

  • 310 gr de fariña
  • 280 gr de azucre
  • 80 gr de cacao puro en po, (Valor)
  • 1 sobre dobre de gasifícante (4,875 gr) ou unha culleradiña de fermento químico
  • 1 culleradiña de sal
  • 1/2 culleradiña de bicarbonato
  • 270 ml de auga
  • 180 ml de aceite de xirasol
  • Unhas gotas de esencia de vainilla
  • 50 gr de pebitas de chocolate
    A diferenza das madalenas, os muffins son máis densos e a súa masa é menos aireada.  Basicamente temos que mesturar os ingredientes sólidos por un lado e os líquidos por outro para rematar uníndoos para obter o resultado final.

    Nun recipiente fondo poñemos a fariña, o azucre, o cacao en po, o fermento, o bicarbonato e o sal.  Dámoslle unhas voltas cunha culler.  Despois incorporamos os líquidos:  auga, aceite e esencia de
vainilla, sen bater.  Para este último paso axudeime dun batedor cos ganchos para amasar.  Non convén bater, só temos que mesturar os ingredientes o suficiente para formar a masa.  Incorporamos a metade das pebidas de chocolate.  Botamos a mestura nas cápsulas de papel, adornamos co resto das pebidas e enfornamos a 180º con resistencia superior e inferior ademais do ventilador.  Bastarán 20 minutos e estarán listos para sacalos e  poñelos a arrefriar nunha rella.

    A min, como non os fixen demasiado grandes, saíronme 24.




    Seguro que todos empezasteis el año con buenos propósitos.  Aún estaban sonando las campanadas y ya estábamos pensando en cocinar menos para comer menos también y poner en orden nuestra dieta.  Pero, para mi sólo hizo falta que llegara el día de Reyes y que a mi hermano se le ocurriera traerme un libro con recetas de muffins para acabar con mis aspiraciones:  creo que ese fue el principio del fin de las buenas intenciones.

    La verdad, no tenía muchas ganas de experimentar y sacar algo nuevo y las recetas del libro venían cargadas de nuestro ingrediente prohibido:  el huevo.  Pero tengo una hija insistente:  mamá, ¡seguro que te sale! y ya podéis imaginar que empecé una búsqueda intentando encontrar la manera de hacer unos muffins decentes sin usar huevos.  Sí, ya sé, no hizo falta demasiado para convencerme, pero esta vez busqué un atajo:  encontré un blog de cocina de una madre, con un hijo alérgico también, con una receta fantástica.  Se llama sweetthings.  La receta quedó así:

  • 310 gr de harina
  • 280 gr de azúcar
  • 80 gr de cacao puro en polvo, (Valor)
  • 1 sobre doble de gasifícante (4,875 gr) o una cucharadita de levadura química
  • 1 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 270 ml de agua
  • 180 ml de aceite de girasol
  • Unas gotas de esencia de vainilla
  • 50 gr de pepitas de chocolate

    A direncia de las madalenas, los muffins son más densos y su masa menos aireada.  Básicamente tenemos que mezclar los ingredientes sólidos por un lado y los líquidos por otro para acabar uniéndolos para obtener el resultado final.
    
    En un recipiente hondo ponemos la harina, el azúcar, el cacao en polvo, la levadura, el bicarbonato y la sal.  Le damos unas vueltas con una cuchara.  Después incorporamos los líquidos: agua, aceite y esencia de vainilla sin batir.  Para este último paso me ayudé de una batidora con los ganchos de amasar.  No conviene batir, sólo tenemos que mezclar lo suficiente los ingredientes para formar la masa.  Incorporamos la mitad de las pepitas de chocolate.  Echamos la mezcla en las cápsulas de papel, adornamos con el resto de las pepitasn y horneamos a 180ºcon resistencia superior e inferior además del ventilador.  Bastarán 20 minutos y estarán listos para sacarlos  y ponerlos a enfriar en una rejilla.

    A mi, como no los hice demasiado grandes, me salieron 24.



    

domingo, 4 de enero de 2015

CANELÓNS DE POLO ASADO

    CANELONES DE POLLO ASADO


    Cociñamos, cociñamos e non damos comido todo o cociñado.  Se hai algo que non me gusta son as sobras das comidas, pero aínda me gusta menos ter que tirar con elas:  os desperdicios non van comigo.  Como en fin de ano tocou cear polo asado, en ano novo tocou facer canelóns cos restos do polo.




  • 250 gr de polo asado sen ósos nin pel
  • 1 cebola
  • 100 gr de champiñóns
  • Aceite de oliva
  • Un chisco de sal
  • Un chisco de cúrcuma (opcional)
  • 16 placas de canelóns
  • 50 gr de manteiga
  • 50 gr de fariña
  • 3/4 l de leite
  • Un chisco de noz moscada moída (opcional)
  • Salsa de tomate
  • Queixo relado

    Picamos a cebola en anacos o máis pequenos posibles e pochámola nun pouco aceite de oliva.  Engadimos o sal para que súe o non se queime.  Cando estea transparente engadimos o polo ben picado (eu empreguei a picadora) e despois dun par de minutos incorporamos os champiñóns picados e un chisco de cúrcuma.  Deixamos que se cociñe uns cinco minutos e retiramos do lume.

    Mentres podemos cociñar os canelóns seguindo as instrucións que aparecen no envase.  Se temos que cocelos deixarémolos despois enriba dun pano seco.

    Facemos a bechamel para cubrir os canelóns.  Derretemos a manteiga e engadimos a fariña.  Despois duns minutos engadimos o leite sen deixar de remexer ata que espese.  É o momento de botarlle un chisco de noz moscada.  Unha vez teñamos a bechamel feita volvemos poñer o recheo de polo ao lume e engadimos 4 ou 5 culleradas da bechamel para que quede ben ligado.

    Imos poñendo culleradas de recheo enriba dos canelóns e envolvémolos.  Colocarémolos nunha fonte co fondo cuberto de salsa de tomate.  Bañámolos coa salsa bechamel e polvoriñamos co queixo relado.  Enfornamos a 220 º e retiramos cando o queixo estea gratinado e dourado.  Bo proveito.



    Cocinamos, cocinamos y no damos comido todo lo cocinado.  Si hay algo que no me gusta son las sobras de las comidas, pero aún me gusta menos tener que tirar con ellas:  los desperdicios no van conmigo.  Como en fin de año tocó cenar pollo asado, en año nuevo tocó hacer canelones con los restos del pollo.




  • 250 gr de pollo asado sin huesos ni piel
  • 1 cebolla
  • 100 gr de champiñones
  • Aceite de oliva
  • Una pizca de sal
  • Una pizca de cúrcuma (opcional)
  • 16 placas de canelones
  • 50 gr de mantequilla
  • 50 gr de harina
  • 3/4 l de leche
  • Una pizca de nuez moscada molida (opcional)
  • Salsa de tomate
  • Queso rallado

    Picamos la cebolla en trozos pequeños y la pochamos en un poco de aceite de oliva.  Añadimos la sal para que sude y no se queme.  Cuando esté transparente añadimos el pollo bien picado (yo lo hice con la picadora) y después de un par de minutos incorporamos los champiñones picados y una pizca de cúrcuma.  Dejamos que se cocine unos cinco minutos y retiramos del fuego.
    
    Mientras podemos cocinar los canelones siguiendo las instrucciones que aparecen en el envase.  Si tenemos que cocerlos los dejaremos después encima de un paño seco.
  
    Hacemos la bechamel para cubrir los canelones.  Derretimos la mantequilla y añadimos la harina.  Después de unos minutos añadimos la leche sin dejar de remover hasta que espese.  Es el momento de echarle una pizca de nuez moscada.  Una vez tengamos la bechamel hecha volvemos a poner el relleno de pollo al fuego y añadimos 4 o 5 cucharadas de bechamel para que quede bien ligado.

    Vamos poniendo cucharadas de relleno encima de los canelones y los envolvemos.  Los colocamos en una fuente con el fondo cubierto de salsa de tomate.  Los bañamos con la salsa  bechamel y espolvoreamos con el queso rallado.  Horneamos a 220 º y retiramos cuando el queso esté gratinado y dorado.  Buen provecho.

    




sábado, 3 de enero de 2015

GALLETAS DE FOLLADO E MARMELADA

    GALLETAS DE HOJALDRE Y MERMELADA


    Para empezar o ano o mellor é facer algo sinxelo, que xa estamos saturados de cociña e comida.  

    É unha receita que non nos complica a vida e que desaparecerá nun intre.


  • 2 láminas de follado
  • Marmelada (de framboesa no meu caso)
  • Leite para vernizar
  • Azucre para polvoriñar


    Empezamos estendendo as láminas de follado.  Se son refrixeradas non fará falta pois xa veñen estendidas.

    Despois untados unha das láminas con marmelada.  Non botamos demasiada para que non saia ao cortar as galletas.  Procuramos non chegar ao borde deixando un par de centímetros de marxe.  

    Eses centímetros que deixamos pincelámolos con leite e poñemos a outra lámina de follado enriba premendo ao redor para que non se mova.  Collemos unha forma de galletas e imos cortando o follado.  Eu escollín o corazón porque me permitía aproveitar mellor a masa.

    Con coidado colocámolas enriba dunha bandexa de forno cuberta con papel vexetal ou co mesmo papel que trae o follado.  Pincelamos as galletas con leite e polvoriñamos con azucre.

    Metémolas a forno quente a 220 º ata que estean douradas.

    Tamén podemos facelas con outros recheos:  crema de cacao, pasta de améndoas,...



    Para empezar el año lo mejor es hacer algo sencillo, que ya estamos saturados de cocina y comida.

    Es una receta que no nos complica la vida y que desaparecerá en un momento.


  • 2 láminas de hojaldre
  • Mermelada (de frambuesa en mi caso)
  • Leche para barnizar
  • Azúcar para espolvorear

    Empezamos extendiendo las láminas de hojaldre.  Si son refrigeradas no hará falta pues ya vienen extendidas.
    
    Después untamos una de las láminas con mermelada.  No echamos demasiada para que no salga al cortar las galletas.  Procuramos no llegar al borde dejando un par de centímetros de margen

     Estos centímetros que dejamos los pincelamos con leche y ponemos la otra lámina de hojaldre encima presionando alrededor para que no se mueva.  Cogemos una forma de galletas y vamos cortando el hojaldre.  Yo escogí el corazón porque me permitía aprovechar mejor la masa.

     Con cuidado las colocamos encima de una bandeja de horno cubierta con papel vegetal o con el mismo papel que trae el hojaldre.  Pincelamos las galletas con leche y espolovoreamos con azúcar.

    Las metemos al horno caliente a 220 º hasta que estén doradas.

    También podemos hacerlas con otros rellenos:  crema de cacao, pasta de almendras,...


    

martes, 23 de diciembre de 2014

TURRÓN DE CHOCOLATE BRANCO E LIMÓN

    TURRÓN DE CHOCOLATE BLANCO Y LIMÓN


    A verdade é que o Nadal non é Nadal, entre outras cousas, se o turrón non está presente na sobremesa.  Dunha forma ou doutra é algo que non pode faltar.

    Aínda que xa se van atopando algúns turróns libres de ovo, non podo deixar de facer algún e cando vin este na revista "Saber Cocinar" pensei que podería intentalo.  Na casa teño entusiastas do limón:  é máis difícil poñelos de acordo na cor do chocolate.


    A receita está modificada posto que a orixinal levaba un par de xemas de ovo que eu substituín por un pouco máis de nata e un par de follas de xelatina.


  • 300 gr de chocolate branco de cobertura
  • 2 follas de xelatina neutra
  • 30 gr de azucre
  • 30 ml de zume de limón
  • Reladura dun limón
  • 100 ml de nata líquida

    Esta receita require tempo, non pola súa dificultade senón porque hai que realizala en tres fases e esperar un pouco entre cada unha delas.

    En primeiro lugar derretemos a baño maría 100 gr de chocolate.  Con eles cubrimos o molde.  Podemos empregar un molde de silicona ou algún molde similar que nos faga a función; eu teño usado os cartóns do leite abertos á metade lonxitudinalmente e como o seu interior é de aluminio, o turrón despégase con facilidade.  Neste caso empreguei un molde de plástico, tamén reciclado.  Temos que balancear un pouco o molde, para que o chocolate cubra tanto a base como os laterais.  Despois deixamos que arrefríe o chocolate meténdoo na neveira.

   Mentres podemos ir preparando a crema do interior.  Fervemos a nata e incorporamos o azucre e a reladura de limón.  Engadimos outros 100 gr de chocolate derretido e removemos ata que espese.  Engadimos o zume de limón e cando teñamos unha mestura homoxénea, incorporamos as dúas láminas de xelatina previamente hidratadas.  Botamos a crema no molde encima do chocolate que xa estará solidificado.

   Deixamos o molde na neveira outra vez e cando a crema calle, derretemos os últimos 100 gr de chocolate branco que pasarán a ser a tapa do noso turrón.

    Xa só queda esperar a que se poña ben duro, un día na neveira, e poderemos sacalo do molde e dar conta del.



    La verdad es que la Navidad no es Navidad, entre otras cosas, si el turrón no está presente en el postre.  De una forma o de otra es algo que no puede faltar.

    Aunque ya se van encontrando algunos turrones libres de huevo, no puedo dejar de hacer alguno y cuando vi éste en la revista "Saber Cocinar" pensé que podría intentarlo.  En casa tengo forofos del limón:  es más difícil ponerlos de acuerdo en el color del chocolate.


   La receta está modificada puesto que la original llevaba un par de yemas de huevo que yo sustituí por un poco más de nata y un par de hojas de gelatina.

300 gr de chocolate blanco de cobertura
2 hojas de gelatina neutra
30 gr de azúcar
30 ml de zumo de limón
Ralladura de un limón
100 ml de nata líquida

    Esta receta requiere tiempo, no por su dificultad más bien porque hay que realizarla en tres fases y esperar un poco entre cada  una de ellas.

    En primer lugar derretimos a baño maría 100 gr de chocolate.  Con ellos cubrimos el molde.  Podemos emplear un molde de silicona o algún molde similar que nos haga la función; yo ya he usado los cartones de la leche abiertos a la mitad longitudinalmente y como su interior es de aluminio, el turrón se despega con facilidad.  En este caso empleé un molde de plástico, también reciclado.  Tenemos que balancear un poco el molde, para que el chocolate cubra tanto la base como los laterales.  Después dejamos que enfríe el chocolate metiéndolo en la nevera.

    Mientras podemos ir preparando la crema del interior.  Hervimos la nata e incorporamos el azúcar y la ralladura de limón.  Añadimos otros 100 gr de chocolate derretido y removemos hasta que espese.  Añadimos el zumo de limón y cuando tengamos una mezcla homogénea, incorporamos las dos láminas de gelatina previamente hidratadas. Echamos la crema en el molde encima del chocolate que ya estará solidificado.
   
    Dejamos el molde en la nevera otra vez y cuando la crema cuaje, derretimos los últimos 100 gr de chocolate blanco que pasarán a ser la tapa de nuestro turrón.

   Ya sólo queda esperar a que se ponga bien duro, un día en la nevera, y sacarlo del molde para comerlo.


   

lunes, 22 de diciembre de 2014

PAPÁ NOEL DE ROSCÓN (sen ovo)

    PAPÁ NOEL DE ROSCÓN (sin huevo)

    Cando chegan estas datas de Nadal celebrámolas en tódolos ámbitos da nosa vida.  É moi frecuente que estas celebracións se acompañen de comida, cousa que a veces dificulta as posibilidades das persoas alérxicas.  É moi difícil atopar un lugar no que podan comer sen temer os posibles riscos.


    Tamén é moi frecuente celebralo desta maneira nos colexios.  En case todas as aulas fan unha pequena festa na que cada un aporta algo da súa colleita e ponse en común.

    Uns días antes, grazas a unha compañeira que compartiu a foto no Facebook, empezamos a darlle forma a unha idea que á miña filla lle parecía moi apetecible.

   Aquí tedes unhas fotos atopadas en decopeques que vos darán unha pequena idea de como facelo.


    Eu fixen masa de roscón sen ovo e púxenme mans á obra.  Para vernizar empreguei leite e para darlle color colorantes alimentarios de Vahiné.  O gorro do primeiro quedou un pouco pálido despois de cociñalo, así que no segundo botei un pouquiño máis:  4 gotas de colorante vermello e 2 de colorante amarelo disoltas nun pouco de leite.  E polo demais seguimos o proceso dun roscón normal:  facer a masa, deixar levedar, darlle forma, vernizar, deixar levedar e meter no forno.  Ah! e para os ollos un par de cacahuetes bañados en chocolate negro.  

    Espero que vos sirva de idea para a Noiteboa.  Que teñades unha boa Noite e un feliz Nadal.

  


    Cuando llegan estas fechas de Navidad las celebramos en todos los ámbitos de nuestra vida.  Es muy frecuente que estas celebraciones se acompañen de comida, cosa que a veces dificulta las posibilidades de las personas alérgicas.  Es muy difícil encontrar un lugar en el que puedan comer sin temer posibles riesgos.


    También es muy frecuente celebrarlo de esta manera en los colegios.  En casi todas las aulas hacen una pequeña fiesta en la que cada uno aporta algo de su cosecha y se pone en común.
    
    Unos días antes, gracias a una compañera que compartió la foto en el Facebook, empezamos a darle forma a una idea que a mi hija le parecía muy apetecible.
    
    Aquí tenéis unas fotos encontradas en decopeques que os darán una pequeña idea de cómo hacerlo.
   

    Yo hice masa de roscón sin huevo y me puse manos a la obra.  Para barnizar empleé leche y para darle color colorantes alimentarios de Vahiné.  El gorro del primero quedó un poco pálido después de cocinarlo, así que en el segundo eché un poco más:  4 gotas de colorante rojo y 2 gotas de colorante amarillo disueltas en un poco de leche.  Y, sin más, seguimos el proceso de un roscón normal:  hacer la masa, dejar leudar, dale forma, barnizar, dejar leudar y meter en el horno.  ¡Ah! y para los ojos un par de cacahuetes bañados en chocolate negro.
    
    Espero que os sirva de idea para la Nochebuena.  Que tengáis una buena Noche y una feliz Navidad.